Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

DE TACÓN

Vuelven los partidillos con la cantera

HISTÓRICAMENTE, los jueves se celebraban los partidillos con algún equipo filial. Según estuvieran los profesionales anímicamente, se buscaba como sparring al primer filial o al juvenil. Tradicionalmente, el Cádiz B ha puesto en muchos aprietos a los componentes de la primera plantilla y en más de una ocasión hubo algunos roces, dado el ímpetu con que se emplean los jóvenes, en busca de un reconocimiento que no suele darse en sus partidos y ante la atenta mirada del máximo responsable técnico de la primera plantilla. Estos enfrentamientos, a pesar de los inconvenientes por alguna entrada a destiempo, son beneficiosos por varios motivos, como por la fuerte oposición que presentan los filiales. El roce que se produce al enfrentarse ambos hace que los canteranos convivan, aunque sea enfrentándose, a sus mayores, alimentando una convivencia que en un futuro cercano puede resultar muy positiva. Esta medida, en cierto momento, puede molestar a los mayores, porque lo que se busca en estos enfrentamientos intersemanales es mejorar el rendimiento y aplicar el trabajo de la semana con el fin de realizar los movimientos tácticos y estratégicos a desempeñar con el próximo rival liguero. Por el contrario, los mas jóvenes ponen todo su ánimo y ganas para contrarrestar esas evoluciones, poniéndoles las cosas muy complicadas y en determinados momentos suscitan el comentario de que si corrieran y presionaran como lo hacen frente al primer equipo en su Liga de Tercera División ganarían todos los partidos. El factor emocional juega un papel preponderante en el fútbol y cuando los chicos se enfrentan a los mayores, este sube como la espuma. Los partidillos con los filiales son positivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios