fútbol tercera división

Vuelve la normalidad al filial

  • Un solitario gol de Javi Navarro lo relanza al frente de la clasificación

Manu Vallejo realizó un gran desgaste el tiempo que estuvo en el campo. Manu Vallejo realizó un gran desgaste el tiempo que estuvo en el campo.

Manu Vallejo realizó un gran desgaste el tiempo que estuvo en el campo. / julio gonzález

El Cádiz B regresó a la senda del triunfo en tierras cordobesas tras vencer por la mínima al Atlético Espeleño en un choque en el que los de Baldomero Hermoso Mere tuvieron suficiente con el solitario tanto de Javi Navarro en la primera mitad para sumar tres puntos de oro que le mantienen en lo más alto de la tabla.

Al encuentro llegaban ambos equipos en situaciones antagónicas en la clasificación. El filial cadista, líder con un importante colchón de ocho puntos sobre el segundo clasificado, cayó en la última jornada ante el Arcos en casa, un KO sorprendente del que buscaban recuperarse ante un cuadro, el dirigido por Rafa Navarro, que aunque se encuentra en la zona media de la tabla, la última derrota ante el San Roque de Lepe por 4-0 le dejó con una renta de cinco puntos de la zona de descenso.

Tras los primeros minutos de tanteo en los que ya se podía vislumbrar que los locales querían sorprender al líder, el Cádiz B se quitó la presión de encima tratando de dominar el envite y generando peligro en las inmediaciones de la portería defendida por Adrián. Fue un rechace del guardameta rojillo el que propició el primer tanto de la tarde, obra de un Javi Navarro que, con la caña a punto, no perdonó el regalo del Espeleño, que a pesar del tanto siguió dando guerra.

Con el marcador en franquicia, el filial cadista siguió a lo suyo, dejando pasar los minutos y buscando ampliar la ventaja. No obstante, se topó con un rival bien plantado y serio atrás que apenas dejaba espacios y que trataba de salir en peligrosas contras para llegar a los dominios de David Gil, que a diferencia de su homologo consiguió llegar al descanso con la portería a cero.

La decoración cambió tras el paso por la caseta. Y es que los locales, sin nada que perder y mucho que ganar ante el líder, trataron con descaro de empatar el envite. Dieron un paso al frente, estiraron sus líneas y aumentaron la presión en busca del error del Cádiz B, que lejos de amilanarse, mostró la sobriedad que le caracteriza. Así, fue Germán quien por la izquierda trató de encontrar el desequilibrio para que su compañero Óscar, con sendos remates de cabeza, sembrara el pánico en el filial.

Los de Mere mostraron sus tablas y a pesar del acoso del conjunto cordobés, supieron manejar las fases del partido en las que todo parecía en contra. Lo cierto es que aunque le bastó el tanto de Javi Navarro en la primera mitad para llevarse los tres puntos, también lo es que pudieron ampliar la brecha en el segundo acto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios