Vidas más que paralelas

  • El cuadro vitoriano bajó a Segunda junto al Cádiz y tampoco ha podido remontar el vuelo · La marcha de Astudillo ha mermado el potencial en la medular

Alavés y Cádiz llevan vidas paralelas desde aquella gloriosa campaña 2004/2005 en la que lograron el ascenso a Primera. Tras meses luchando contra lo inevitable, ambos descendieron y desde entonces no han levantado cabeza. Varios proyectos ambiciosos se han estrellado con la dureza de una categoría exigente y donde priman más los conjuntos que las individualidades. En el caso del Alavés, también se ha visto sacudido por la venta de su paquete mayoritario de acciones, que Piterman cedió a Ortiz de Zárate, quien se ha encontrado con un panorama desalentador. Pese a todo, el Alavés que dirige Josu Uribe es un conjunto que puede amargar la tarde a cualquiera, cuenta con un delantero que falla poco, David Aganzo, y sobriedad atrás, aunque es cierto que la marcha de Martín Astudillo a Osasuna en el mercado invernal ha mermado su línea medular.

sin balón

Lacen y Gaspar ocuparán el doble pivote e intentarán controlar la medular apoyados en Jairo o Calderón, por la derecha; y Toni Moral por la izquierda. El Alavés se repliega bien y defiende con mucha gente atrás, aunque sitúa su línea de zagueros en la corona del área, nunca más atrás.

con balón

Sergio Rodríguez, que en el Cádiz no tuvo fortuna, es el hombre que maneja el juego del Alavés. Desde la mediapunta tiene una gran influencia en la creación del fútbol y también es el encargado de ejecutar las jugadas de estrategia. Edu Alonso, por la derecha, y Toni Moral, por la izquierda, también suelen sumarse con mucho peligro al ataque.

lo mejor

Su pegada, sobre todo cuando el balón llega a Aganzo dentro del área.

lo peor

Ha perdido recursos para controlar el juego con la marcha de Astudillo. Hacerse con la medular será fundamental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios