Fútbol l Primera División

Valioso botín para el Athletic

  • El equipo de Caparrós suma tres puntos de oro en su lucha por la permanencia al sorprender a un Atlético que comienza ganando y acaba con 10 jugadores

Comentarios 1

El Athletic llegó con complejo al Vicente Calderón, donde ha ganado una vez en las últimas 17 temporadas, pero no tardó en sacudírselo al comprobar la vulnerabilidad de su enemigo en la retaguardia.

De poco valió que Antonio López mandase a la red del veterano Armando un balón que centró al área con otro objetivo cuando tan sólo se habían disputado cinco minutos. Tenía todo el Atlético para deshacerse con firmeza de un enemigo endeble, que tampoco quería la posesión de la bola, a pesar de los generosos esfuerzos de los locales.

Jugaban los de Aguirre a retazos, pero sin coordinación y con muy pocas ideas, mientras el Athletic asustaba al contragolpe hasta que Luis García envió un balón al larguero de Armando.

Tras un córner a favor del Atlético, Javi Martinez agarró el balón muy cerca de su área y se recorrió unos sesenta metros a una velocidad endiablada, y sin que nadie le saliese al paso, para cedérselo a Susaeta, que definió con maestría. El tanto fue un jarro de agua fría para el Atlético, que todavía vio cómo Llorente hacía el segundo para su equipo al rematar en posible fuera de juego un centro de Yeste casi en el área pequeña de Abbiati.

Nada más comenzar la segunda mitad, Raúl García vio la segunda amarilla y enfiló el camino de la ducha. El Atlético se quedaba con diez y con una misión muy complicada por delante, sobre todo si se afronta en medio de la ansiedad y los nervios.

Y el Athletic supo aprovecharse de ello, de la crispación de la grada y del césped y, con el marcador a favor, se desenvolvió con soltura, con firmeza atrás y velocidad y decisión en las contragolpes. Pudo sentenciar Aduriz en otro error colectivo de la defensa atlética y poco después el mismo jugador obligó a Abbiati a una buena intervención, mientras el Atlético se perdió en un querer y no poder.

Con el público deprimido con lo que estaba viendo se consumieron los últimos minutos, en los que la tónica siguió siendo la misma en un partido sin fútbol, sin nada rescatable y en el que se llevó los tres puntos el menos malo.

El triunfo del Athletic no ocultó, sin embargo, sus carencias, las que le mantienen en la cola de la tabla. Fue la peor noticia para los locales, que no supieron qué hacer ante un rival escaso de técnica pero que supo hacerse con la victoria sin exponer casi nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios