Un Valencia muy gris vence sin merecerlo

El Valencia, un equipo sin ideas ni fondo físico, salvó los puntos ante el Almería, que, sobre todo en la segunda mitad fue superior al conjunto local y no mereció marcharse de vacío de Mestalla.

El inicio de la primera parte fue un calco de los últimos partidos del Valencia en casa, con un fútbol vistoso y creativo en ataque y con una inseguridad completa en defensa. Fruto del buen comienzo del Valencia fue el 1-0, logrado por Joaquín a los seis minutos, a los que el equipo local añadió una fase de buen juego sin que el Almería se aproximara a su meta. Sin embargo, la primera aproximación del equipo andaluz se resolvió con el gol del empate, logrado por Negredo. Este gol hizo aparecer al Valencia indeciso de las últimas semanas y así se mantuvo hasta que a la media hora de juego, el árbitro señaló penalti de Carlos García a Mata que Villa aprovechó para marcar el 2-1.

Fiel a su dinámica habitual, el Valencia inició el segundo tiempo a merced del rival, ya que le dio el balón al Almería. Cuando más a merced de su rival estaba el Valencia, un contragolpe acabó, con el tercer tanto del equipo local, un gol que fue poco más que un espejismo. De inmediato un cabezazo de Negredo puso el encuentro donde estaba, con el 3-2 en el marcador. El equipo forastero tenía las ideas más claras, llevaba la iniciativa en el juego y buscaba el empate, pero los locales aguantaron el chaparrón hasta el final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios