Hércules | cádiz · el desplazamiento

Tsunami cadista en Alicante

  • Respuesta El Cádiz necesitaba un buen empujón por parte de sus aficionados y fueron 1.500 almas las que se pegaron ocho horas de autobús para dejarse la garganta en la grada

Comentarios 4

El 'You'll never walk alone' que entonan como un himno los aficionados del Liverpool inglés no debería ser patrimonio único del equipo británico. Y es que el Cádiz, para las buenas y para las malas, tiene tras de sí a una afición capaz de pegarse ocho horas de viaje en autobús para que sus jugadores no se sientan solos en el campo, como se demostró en la madrugada del sábado al domingo.

La ocasión merecía el esfuerzo, con el equipo tambaleándose en la cuerda floja y con el abismo de la Segunda División B creciendo a sus pies, y la marea amarilla de nuevo estuvo a la altura de las circunstancias. Fue capaz de llenar 17 autobuses de ilusión y buen humor y llegó como un tsunami a Alicante, que por un día vistió de amarillo y azul. Difícil ver un bar o terraza en la localidad valenciana sin camisetas y enseñas cadistas poco antes del encuentro.

La fiesta arrancó superada ya la medianoche del sábado. Los aledaños del estadio Ramón de Carranza lucían como en los mejores días de partido y más de un millar de aficionados cadistas buscaban su asiento para iniciar la peregrinación amarilla a tierras alicantinas. Con todo dispuesto en el autocar número diez, el conductor se encargó de avisar de que el vehículo "tiene alas" porque "en vez de gasolina lleva Red Bull". Desde el fondo alguno bromeaba asegurando que "en hora y media estamos ya en Alicante". Ojalá…

El sonido de los timbales y los cánticos cadistas amenizaron la primera parte del trayecto y cada adelantamiento a un autobús de la expedición provocaba una sonora ovación. Ya lo avisó el conductor, ese vehículo tenía alas.

Con el paso de los minutos los ánimos se fueron calmando, que no decayendo, y cada uno se buscaba la diversión a su manera. El ocio digital ganó la partida y quien más quien menos se entretenía con música. Ni en un catálogo del MediaMarkt se ven tantos reproductores de Mp3 juntos. Otros, los más osados, se decantaron por intentar dormir al menos hasta la primera parada del trayecto, prevista en la localidad granadina de Loja.

Apenas unos 20 minutos en el área de descanso fueron suficientes para reactivar los ánimos del pelotón cadista, aunque la hora hizo mella en ellos y al poco de reiniciarse la marcha el sueño se apoderó de los pasajeros de los autobuses prácticamente hasta la siguiente parada, ya en la localidad murciana de Manzanil. Un café, una visita al servicio y de nuevo en camino para el último esfuerzo.

En poco más de dos horas se alcanza la meta, el estadio Rico Pérez de Alicante. Momento para pasear, conocer la ciudad, olvidar los nervios. Todos valoran positivamente la experiencia, pese a lo cansado del viaje. Pepe Orellana, tripulante del autobús número 17, destaca "el buen rollo" de la expedición aunque no olvida criticar que "parece que se han dado muchas vueltas para evitar peajes, se podría haber llegado antes". A Ismael Pérez, compañero de Pepe en el 17, le parece aún más indignante "que el chofer no nos haya querido poner la película que le pedimos". Por su parte, Juan Manuel Forja, todo un veterano siguiendo al Cádiz en sus desplazamientos y ocupante del autobús número 10, considera que el viaje ha sido todo un éxito, "demasiado para lo que el equipo merece, muchos otros equipos tanto de Primera como de Segunda se quedarían solos".

Pero el Cádiz ni en Alicante caminó sólo. Desde primeras horas de la mañana la ciudad levantina se tiñó de amarillo y azul y los aficionados cadistas aprovecharon el buen día de sol para pasar el tiempo hasta el comienzo del partido en la playa alicantina y en los jardines anexos al puerto deportivo de la localidad. Los cadistas se encontraron además con los ánimos de los aficionados del equipo local, que desearon suerte a los amarillos y expresaron su deseo de que el Cádiz lograra la permanencia en Segunda División. Un buen recibimiento para una gran jornada de convivencia y fiesta de los gaditanos en Alicante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios