Cádiz | ferrol · el ambiente

Tarde de sueños cumplidos

Comentarios 0

El Carranza vivió ayer una jornada de altibajos. Se vivieron momentos festivos y otros en los que la frialdad fue la nota predominante. Más o menos, al mismo ritmo del equipo, que tiene impulsos guadianescos. Y eso que Cristian dio la primera alegría bien pronto, pero sólo en el Fondo Sur se animaba con constancia. Había una buena entrada en el estadio, lo que provocó tener que buscar aparcamiento bien lejos. El Cádiz de Calderón tiene tirón.

Desde que se recobró la estabilidad en la gestión del club, ya no hay cánticos ni pancartas. Excepto algún insulto fuera de lugar contra el palco de autoridades, por lo demás todo es calma en el Carranza. Con los arranques de Raúl López, la gente se enciende. Muy pocos echan de menos a Gonzalo Vicente con la recuperación del jerezano. Los desmarques de Enrique, los chispazos de Dani... Siempre hay motivos para alzar la voz para que los ferrolanos comprueben lo que supone jugar en un estadio así.

Lo más emotivo se vivió cuando Calderón comunicó a Bienve que iba a saltar al campo. El público entendió que se vivía un momento especial, porque hacía mucho que no debutaba en casa un chaval de la cantera. Lejos del Carranza sí habían dado sus primeros pasos recientemente en el primer equipo gente como Carlos Martínez, Lucas, Chico o Javi Panés. Antes lo habían hecho otros como Pablo, Rodiel o Carlitos. Pero se vive de un modo diferente cuando el que se estrena es un jugador ofensivo. No transmite igual un lateral que un futbolista como Bienve, que en pocos minutos demostró que tiene hechuras para hacer daño en el área.

El portuense cumplía un sueño y la afición dictaba sentencia en el sentido de que quiere que su equipo gane por encima de todo, pero prefiriendo que haya más gente de la casa sobre la hierba. Y también se cumplía el sueño de un aficionado, que en el descanso del partido era el protagonista de una foto para el calendario de Cruzcampo. Cada mes se dedica a un seguidor amarillo, que cumple una ilusión. En este caso era hacer un saque de honor en el Carranza, algo que pudo hacer, aunque fuera extraoficialmente.

Ya se han hecho realidad los sueños de otros. Uno quería estar en el palco del estadio y lo ha logrado. Otro quería salir en el vídeo marcador y otro, recibir una camiseta firmada por la plantilla. Ya son cuatro meses de un almanaque llenos de sentimientos. Tuvieron que pasar un casting y ahora tendrán su momento de gloria. Ojalá que 2008 cumpla el sueño de todo el cadismo.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios