fútbol liga de campeones

El Sevilla sufre para puntuar en Anfield

  • Muriel perdona en la prolongación a un Liverpool que fue mejor al inicio

El sevillista Escudero intenta frenar al egipcio del Liverpool Salah. El sevillista Escudero intenta frenar al egipcio del Liverpool Salah.

El sevillista Escudero intenta frenar al egipcio del Liverpool Salah. / peter powell / efe

Liverpool y Sevilla empataron en un choque intenso y en el que el equipo español sufrió para arrancar un punto en el mítico Anfield ante un Liverpool que le remontó un 0-1 en un primer tiempo en el que perdonó demasiado.

El Liverpool empezó fuerte para asustar al rival. Dejó claras sus intenciones, pero también se topó muy pronto con un contratiempo que varió su guión, a los 5 minutos, cuando el Sevilla montó una rápida contra y, tras ceder Correa a Escudero, su centro desde la izquierda lo remató suave Ben Yedder para marcar el 0-1, ayudado por un grave error de Lovren.

Era un gran paso para los de Eduardo Berizzo, pero el equipo inglés, espoleado al verse por detrás, apretó, impuso el ritmo, dominó el centro del campo, aunó su mayor garra con un juego vertiginoso e incisivo y creó serios problemas a un descentrado Sevilla.

El ex sevillista Alberto Moreno, Mane o Salah fueron una pesadilla para los andaluces, un peligro constante. El Liverpool tuvo tres buenas opciones para empatar aún en el primer cuarto de hora, con un tiro del holandés Wijnaldum, otro de Mane que despejaron entre Sergio Rico y Kjaer, y un cabezazo de Firmino.

Estos avisos le dieron su fruto a los 21 minutos, cuando un gran centro de Moreno lo convirtió en el 1-1 en el área chica Firmino. Todo empeoró para el equipo español, incapaz en todo momento de superar la fuerte presión local. Salah, un puñal por la derecha, le disputó un balón a N'Zonzi en la frontal del área, se lo llevó y su disparo posterior tocó en Kjaer. Esto despistó a Sergio Rico y la pelota se coló en la red para poner el 2-1, en una acción protestada por los hispalenses al reclamar que hubo falta previa al francés.

El Liverpool siguió a lo suyo ante un Sevilla descentrado e incluso pudo marcar el 3-1, pero el brasileño Firmino falló un penalti cometido por Pareja.

En la reanudación, los sevillistas intentaron rehacerse, más por buena voluntad que por fútbol ante la inferioridad que mostró ante un adversario que le apretó mucho y nunca especuló.

Ernesto Marcucci, ayudante de Berizzo, que acababa de ser expulsado por retrasar un saque de banda del rival, sacó al campo a Muriel por Ben Yedder a falta de 20 minutos. La jugada le salió perfecta, ya que a los tres minutos de estar en el campo Correa hizo una magnífica pared con él que permitió al argentino sacar petróleo de esa acción, al batir de rosca y por alto a Karius y marcar el 2-2.

Klopp metió pólvora en ataque con Coutinho, Sturridge y Oxlade-Chamberlain, pero el equipo de Berizzo defendió bien la igualada y amarró un valioso empate en un feudo muy difícil, donde incluso pudo ganar en un ajustado tiro que Muriel envió fuera en la prolongación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios