fútbol liga BBVA

Sergio Rico le da la victoria al Sevilla

  • El portero para un penalti a Aday al filo del descanso

  • El Girona, valiente, planta cara de principio a fin

Lenglet y Pizarro felicitan a Sergio Rico tras parar este el penalti. Lenglet y Pizarro felicitan a Sergio Rico tras parar este el penalti.

Lenglet y Pizarro felicitan a Sergio Rico tras parar este el penalti. / antonio pizarro

Con sus puntuales intervenciones y un penalti parado, Sergio Rico dio la victoria al Sevilla ante el Girona, un rival que ratificó su condición de revelación en su debut en Primera.

El Sevilla se reencontró con el triunfo liguero en casa tras tres partidos seguidos sin lograrlo y con él mantiene plaza europea, aunque su juego dejó que desear ante un rival que le plantó cara.

De entrada se vio un partido de ritmo lento, con dos equipos que parecieron estudiarse sus intenciones, pero en el que el conjunto catalán mostró que no tenía ningún complejo para irse al ataque en los momentos que tuvo el balón, que fueron muchos.

Avanzó el choque sin que el Sevilla supiera cómo meterle mano a un rival que ganaba el duelo en el centro del campo y que tuvo bien amarradas las líneas de pase del rival, aunque cuando los locales las superaron sí inquietaron al meta Bono.

Se vio siempre al Girona seguro cuando tuvo que defender y con desparpajo a la contra ante un adversario demasiado lento y previsible en sus acciones. Incluso fue el cuadro visitante el que gozó de las mejores oportunidades para abrir el marcador.

Entonces apareció la figura de Sergio Rico, cuestionado en las últimas semanas por un sector de la afición, pero que salvó a los suyos de irse al descanso en desventaja, primero con dos paradas de muchos reflejos y después al despejar un lanzamiento de penalti que ejecutó Aday, que el árbitro señaló por mano de Muriel.

Antes de que se cumpliera el primer minuto de la segunda mitad, Correa no desaprovechó un pase largo para superar a Bono en una acción que remachó Sarabia bajo los palos para poner el 1-0.

Tampoco así se amilanó el Girona, que mantuvo su empuje ante un Sevilla descentrado y que le daba la iniciativa. Sarabia tuvo una gran oportunidad para el 2-0, pero no supo definir ante Bono, y Portu tuvo el empate en su cabeza, pero de nuevo surgió Sergio Rico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios