Satisfacción en los organizadores

A excepción de pequeños brotes de violencia en Klagenfurt, los organizadores se mostraron "muy satisfechos" del inicio el sábado de la Eurocopa. "Estamos muy satisfechos del primer día. Todo discurrió muy tranquilo en los dos partidos", dijo el portavoz del comité organizador, Wolfgang Eichler, en Viena.

Los pequeños problemas "son cosa normal en acontecimientos deportivos de tal envergadura", y afectan sólo a detalles organizativos, agregó. Según el portavoz, de todos los escenarios llegaron al comité organizador noticias positivas. En especial satisfactorias fueron las cifras de visitantes en las ocho zonas oficiales para aficionados.

Los 230.000 visitantes en la jornada inaugural significan ya un récord para la Eurocopa. En todo el torneo en Portugal en 2004, donde sólo había una zona habilitada, se contaron sólo 170.000 fans. El sábado se agotaron las entradas en las cuatro zonas suizas de visitantes. En Viena acudieron 30.000 personas a la milla de aficionados. Según Eichler, la Policía anunció sólo un incidente en los ocho escenarios de la Eurocopa. En Klagenfurt siete alemanes fueron detenidos el sábado por la tarde por reyertas con aficionados polacos. No se registraron daños materiales en el incidente. "La policía está muy contenta. Para ella fue un día por completo normal", dijo el portavoz.

La UEFA se mostró disgustada por lo ocurrido en una pantalla gigante en el estadio de Basilea, donde se pasó a cámara lenta la repetición de una jugada con una decisión arbitral controvertida durante el partido inaugural entre Suiza y República Checa.

Una mano del defensa checo Tomas Ujfalusi en el área de penalti, no sancionada por el árbitro Rosetti, fue mostrada varias veces. Normalmente, tales situaciones de juego no se repiten en las pantallas del estadio a fin de no excitar a los espectadores. "Es muy extraño que se mostrase esa escena", dijo el jefe de comunicación de la UEFA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios