fútbol primera andaluza

Sanción de ¡47 partidos!

  • El visitante David Collantes estará suspendido durante un largo periodo tras propinar tres puñetazos a un linier en el Recreativo Portuense-Jédula

Los jugadores arcenses conversan tras suspender el árbitro Ismael Ortega Manday el partido que Recreativo y Jédula disputaban en el Marcos Monge. Los jugadores arcenses conversan tras suspender el árbitro Ismael Ortega Manday el partido que Recreativo y Jédula disputaban en el Marcos Monge.

Los jugadores arcenses conversan tras suspender el árbitro Ismael Ortega Manday el partido que Recreativo y Jédula disputaban en el Marcos Monge. / juan caraballo

El Comité de Competición de la Delegación Gaditana de la Real Federación Andaluza de Fútbol ha impuesto una sanción de 47 partidos sin jugar al delantero del Jédula David Collantes Carrasco, al que acusa de propinar tres puñetazos al linier Luis Borrás Benítez, integrante del trío encargado de dirigir el choque de Primera Andaluza que Recreativo Portuense y Jédula dirimían el pasado domingo en el Marcos Monge.

La resolución del Comité especifica que 40 de dichos encuentros corresponden a la agresión citada, mientras que otros cinco se deben a una acción violenta que no llega a constituir agresión y los dos restantes a manifestarse con desconsideración al árbitro, Ismael Ortega Manday.

El acta señala que, cuando transcurría el minuto 27 de partido (con el resultado de 3 a 0 favorable al Recreativo), el futbolista David Collantes criticó desde el banquillo la actuación arbitral, lo que le valió la expulsión. Tras observar la tarjeta roja, el delantero arcense se dirigió al linier calificándolo de "desgraciado" en "un alto torrente con gesto amenazante y a escasos centímetros de la cara del asistente". Después, refleja el acta, "el jugador se dirige al asistente propinándole un puñetazo en la cara y dos en el costado, agarrándolo del cuello y arañándole el labio hasta hacerle una hemorragia en el mismo, teniendo que ser separado por compañeros y jugadores adversarios", por lo que Ortega Manday entiende que se vio "en la obligación de suspender el encuentro".

El colegiado indica que tuvo que llamar a las fuerzas de orden público al considerar que la integridad física del trío arbitral "estaba en peligro", dirigiéndose posteriormente el linier, que se dolía del cuello, la cara y el costado, a la Clínica Beiman.

La resolución del Comité de Competición sanciona al Jédula con la pérdida de un punto y fija la reanudación del choque a las 12:00 horas del 28 de febrero.

El Recreativo Portuense, que ha querido agradecer el comportamiento mostrado por los aficionados de ambos equipos, así como por los integrantes de los dos conjuntos excepción hecha del agresor, ha contactado con la directiva del Jédula proponiéndole un acuerdo por el que el club arcense, obligado por la Federación a pagar los gastos de lo que resta de contienda, se avenga a dar por finalizado el choque, lo que sería aceptado por el ente federativo. La directiva local espera respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios