Fútbol l Primera División

El Real Madrid vuelve a las andadas como visitante

  • Drenthe adelanta a los blancos pero Edu y Mark González remontan para el Betis

Comentarios 4

El Real Madrid volvió a las andadas como visitante y encajó su cuarta derrota liguera fuera del Bernabéu, en esta ocasión ante un Betis que le dio la vuelta al marcador en la primera parte en dos toques de calidad, y que en la segunda supo controlar la situación a la perfección.

La ilusión sevillana se basó en mantener un orden táctico y en que a los del alemán Bernd Schuster se les indigestara la gran ración de dulce que han recibido durante la semana tras la suficiencia demostrada frente al conjunto pucelano.

El Real Madrid, pese a todo, con la lección aprendida tras lo que sucedió en su anterior salida, con derrota clara en Almería por 2-0, no quiso que el rival se le subiera a las barbas y a las primeras de cambio el holandés Robben se fue fácil por la banda derecha en una jugada que culminó desde el otro lado Drenthe.

A los de Paco Chaparro se le rompieron los esquemas a los seis minutos, al tener que adelantar metros en busca de un gol que devolviera las tablas, pero eso no hizo más que propiciar que el Real Madrid saliera a la contra y que se vieran cerca el 0-2.

Pese a ello, el Betis, rebasada la media hora y después de que los visitantes perdonaran en alguna clara ocasión la oportunidad de prácticamente cerrar el partido, se aprovechó de una pérdida de balón de Guti para que el argentino Pavone pusiera desde la izquierda un buen centro y que el brasileño Edu, de cabeza, lograra la igualada.

No dio tiempo a ver como reaccionaría el Real Madrid, porque cuatro minutos después, en una jugada calcada, en esta ocasión fue Edu el que centró y el chileno Mark González el que conectó el cabezazo al que no pudo responder Iker Casillas.

De ahí al descanso se vio una pérdida total de papeles de los madridistas, con inseguridad en la defensa, sin poder en el centro del campo y, ante eso, sin peligro en la delantera, mientras que el Betis pareció otro, corrió, movió con rapidez el balón y puso entre las cuerdas al rival.

En la segunda parte al Madrid se le vio con las lógicas prisas por enmendar lo mal que se le había puesto el choque, pero esa circunstancia también la utilizó el Betis para salir a la contra y crear peligro, hasta el punto de que Casillas evitó el 3-1 tras remate de Pavone desde el área chica.

El partido se enloqueció y eso no benefició a los visitantes, que tuvieron que utilizar a su goleador, el holandés Ruud Van Nistelrooy, para poner toda la artillería posible sobre el terreno.

Fue precisamente Van Nistelrooy el que estuvo cerca de empatar, pero el balón acabó repelido por la cepa de un poste, aunque el Madrid nunca lo tuvo claro ante un adversario que presionó mucho y que vio pasar los minutos sin que su portero, el portugués Ricardo Martins, pasara por demasiado peligro. Derrota que devuelve al Madrid a la tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios