cádiz c.f.

Raúl da un toque de atención a su plantilla

  • El técnico pide el máximo compromiso para afrontar los encuentros que faltan

Comentarios 9

Raúl Procopio puso ayer a prueba los tímpanos de sus jugadores en el transcurso de una charla que tuvo con ellos, en la que les pidió que aportaran lo máximo y que mostraran la mayor unidad posible de cara a los partidos que faltan por disputar y en los que el Cádiz se jugará la permanencia. El técnico sabe que, ahora más que nunca, es necesario que todo el equipo vaya a una y así se lo ha hecho saber a los verdaderos protagonistas de los encuentros de Liga.

Raúl entiende que la derrota en Ferrol ha trastocado de manera importante sus planes, por lo que ha optado por apretar la máquina sicológica del equipo para que la intensidad sea la mayor posible a partir de ahora. "La reunión ha servido para dar un mensaje y charlar con los jugadores. A ellos hay que hablarles claramente porque de no ganar el domingo la situación se complicará mucho", explicó ayer el preparador en cuanto a las palabras que había intercambiado con sus hombres. No quiso profundizar ni extenderse en el contenido, aunque apostilló que "estamos en el momento del despegue definitivo y hay que recordar a los jugadores la voluntad de afrontar este próximo partido como el del día del Albacete". "La charla -agregó- va encaminada a eso y se les pide que den todo lo que tienen".

Pensando en el compromiso contra la Real Sociedad, indicó que "se afronta con la misma idea que cuando llegué". "La intención es ganar y salir de la zona baja, y para lograrlo debemos poner todo porque hay enfrentamientos entre los equipos de abajo, por lo que sería propicio ganar", puntualizó.

La charla de Raúl con sus jugadores tuvo un reflejo inmediato en el entrenamiento de ayer, ya que la intensidad, a veces rozando la dureza, estuvo presente en la sesión de inicio a fin. El técnico entiende que "parece como si hubiera saltado la luz de alarma, aunque espero que no sea producto de un día". "Lo que me preocupa de todos los que tienen capacidad de desborde es que estén en la dinámica buena", añadió. Pero no cesa en su empeño de implicar a todo el colectivo en el objetivo propuesto en las últimas semanas: "Esta tarea la tiene que salvar el grupo. Si ganamos un par de partidos, no tendremos problemas. Aquí deben aportar todos los jugadores", aseveró.

Raúl se detuvo en la actualidad de su equipo y en los planes que tiene para el choque del domingo al afirmar que "voy a intentar darle continuidad a todos los que pueda; no vamos a hacer locuras, pero sí ver qué rival vamos a tener enfrente". No obstante, lanzó un aviso a los jugadores menos habituales: "Independientemente de los once que salgan a jugar, el resto debe aportar más. Uno tira del banquillo para arreglar problemas, no para rellenar".

De la derrota en A Malata, saca varias conclusiones tras analizar el partido en frío. "No salí satisfecho del cambio de sistema -cuando optó por jugar con tres defensas- porque no ganamos. Es cierto que metimos más intensidad", apuntó antes de agregar que, a su juicio, pudo faltar mayor atención en las jugadas de los goles. "Es difícil trabajar la falta de concentración, pero vamos a poner todo de nuestra parte para conseguirla. Un partido se pierde en detalles, si bien hay veces que un exceso de concentración te lleva al error". Raúl discrepa a la hora de mezclar la falta de concentración con la relajación: "No tiene nada que ver y no estamos en una situación para que eso ocurra".

El entrenador del conjunto cadista vive el día a día pegado a la clasificación y a los partidos que faltan por celebrarse, aunque en su mente lo primero es la Real Sociedad. "Está claro que ganar no sería definitivo, pero sí nos daría un setenta y cinco por ciento de posibilidades de lograr el objetivo". Asimismo, se muestra optimista con el futuro del equipo. "Lo veo con la misma alegría que antes de jugar contra el Sporting, pero no contábamos con el arbitraje que sufrimos. Fue un palo tremendo, aunque ya pertenece al pasado. Hay que tener los pies en el suelo y ser realistas. Llevamos una línea buena de trabajo, pero no hemos hecho absolutamente nada", manifestó.

Para acabar, otra vez se le preguntó por sus opciones de seguir la próxima campaña. Su respuesta, la de siempre: "Hasta que no tenga un contrato firmado no sabré nada. No me quiero calentar la cabeza", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios