Rafa Nadal perfila su asalto al oro

  • El balear es favorito hoy ante Fernando González y Djokovic se cuelga el bronce

Una dosis de descanso, ejercicios de recuperación, una sesión de entrenamiento y la asistencia al pabellón Wukesong para contemplar el partido de baloncesto de la selección española ante el Dream Team II estadounidense coparon la agenda de Rafael Nadal en la sesión previa al asalto por el oro olímpico, hoy ante el chileno Fernando González.

El próximo número 1 del mundo procuró mantenerse tranquilo, ajeno al alboroto que permanentemente causa cada una de sus presencias por las inmediaciones del Centro Olímpico de Tenis, a donde acudió por la tarde, para tomar contacto con la pista, estirar los músculos y mantener el ritmo de su preparación.

"Ha sido un día tranquilo. Me he entrenado bien. He tenido buenas sensaciones y me siento bien ante la final", dijo Nadal en su primer día de descanso desde que inició la competición en Pekín 2008.

En las instalaciones del centro tenístico pequinés, el que puede ser testigo de la primera medalla de oro olímpica para el tenis español y disparar el relumbrón de su inminente número uno del mundo, Nadal ejecutó su habitual calentamiento antes de tomar contacto con las pistas.

Rafael Nadal, después, acudió a las canchas de entrenamiento del recinto, que se ocultan tras la Pista Central. A ellas se accede directamente desde la sala de jugadores. Y están ajenas al bullicio popular aunque es imposible hacer oídos sordos a la euforia que desataban en los recintos aledaños la efervescencia de la competición.

Al margen de todo ello, el tenista español se preparó con la raqueta durante una hora y cuarto. Al otro lado de la red, su entrenador, Francis Roig, el que ha sido casi su sombra desde su llegada a Pekín, hace ahora doce días.

Emilio Sánchez Vicario, capitán del equipo español de Copa Davis y Ángel Cotorro, médico, contemplaron la evolución de la sesión, aderezada por la noticia del oro logrado por el ciclista Joan Llaneras en la prueba de puntuación de ciclismo en pista. Nadal la celebró con evidencia. Como cada éxito del deporte español en Pekín y al que él va a contribuir de forma directa.

Fue Francis Roig quién le comunicó la noticia. Nadal cerró el puño, lo lanzó al aire y ejecutó una mueca de satisfacción. Como cualquier punto suyo.

Nadal se retiró a la sala de jugadores de forma apresurada. Y antes de abandonar el recinto se acercó a saludar a la Reina Sofía, que llegó al Centro Olímpico de Tenis para contemplar el encuentro del dobles femenino español. Después, esperaba el baloncesto.

Hoy, es favorito ante Fernando González. Lo dijo ayer hasta novak Djokovic, víctima del balear en las semifinales. "Tendrá una gran motivación ante este reto. Lleva una gran trayectoria y creo que es el favorito". El serbio se colgó el bronce tras ganar al estadounidense James Blake por 6-3 y 7-6 (7-4).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios