Puntos de fe, esperanza y calidad para el Guada

Si la fe mueve montañas, también decide partidos, como el del Fernández Marchán, madurado por el Guadalcacín hasta que cayeron los goles: el que la sigue la consigue y dos balones que parecían claros para la defensa del Gerena acabaron en las redes sevillanas; el primero lo peleó Canty, resbaló Lepe y el mano a mano del delantero azul con Valle acabó con un toque suave y raso; el segundo fue la puntilla: Canty peleó otro balón en ventaja para la zaga rojinegra, lo ganó y cuando iba a pisar área fue derribado por Toni. La falta, escorada a la derecha, la colocó con la zurda y con tremenda calidad Adri.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios