Celta | cádiz · la crónica

Paso atrás en el momento más delicado

  • Ineficaz El Cádiz deja escapar una oportunidad de oro tras perdonar la vida a un Celta más efectivo A punto Ogbeche desperdicia una ocasión clarísima en el último minuto

Comentarios 13

El florido y luminoso mes de abril ha dado paso a un mayo que comienza oscuro y con perspectivas preocupantes para un Cádiz que una semana más seguirá condenado en los puestos de descenso después de sufrir ayer en Vigo una derrota que recuerda a muchas de las que ha sumado ya esta temporada a domicilio. La historia se repite una vez más: el equipo amarillo tiene el partido bajo control, da la sensación de que incluso puede ganar pero acaba perdiendo. Los gaditanos perdonaron ayer la vida y resucitaron a un Celta que frenó su caída en picado a costa de hundir un poco más a una nave que se agarra a los fallos de sus rivales directos y a los 21 puntos que aún quedan en juego.

El partido tuvo un comienzo frenético por parte del Celta ante un Cádiz en plena siesta. Los gallegos disfrutaron de su primer saque de esquina 17 segundos después del pitido inicial tras un mal despeje de De la Cuesta. A renglón seguido, Miguélez desviaba a córner un lanzamiento lejano de Trashorras. El guión era el esperado: Un Celta en tromba en busca de un gol tempranero que calmara sus urgencias. Por eso resultó inexplicable que los de Espárrago no anduvieran más despiertos sabiendo que también se jugaban la vida. Porque el Cádiz salió dormido, con pijama y zapatillas. Y lo pagó caro. Los locales encontraron pronto el más preciado tesoro cuando en el minuto 3, Dani Abalo enganchaba un balón desde fuera del área en un lanzamiento en parábola que sorprendía a un adelantado Miguélez. El meta gaditano, que había mantenido la puerta a cero en sus dos partidos en Carranza, veía manchada su hasta entonces inmaculada trayectoria con un error de colocación.

El Cádiz se encontró con un tanto en contra prácticamente sin salir del vestuario como castigo a su pasividad en los primeros minutos. El cuadro gaditano se vio sorprendido por un rival que practicó un fútbol directo en lugar del habitual toque que le caracteriza. Por eso a los amarillos les costó leer el partido y tiraron por la borda la primera mitad. Un disparo lejano e inocente de Abraham que atrapó Yoel en el minuto 18, y un lanzamiento fuera de Enrique en el 19 tras una buena acción personal fue el escaso bagaje ofensivo del equipo gaditano en el primer acto. Demasiado poco si al menos quería arrancar un empate. El interior extremeño fue el único que intentó crear peligro desde su banda, pero sin éxito.

De Ogbeche y Ramis no hubo noticias y los mediocampistas amarillos se vieron superados por los del Celta, donde destacó la movilidad y la calidad de Trashorras, que a punto estuvo de anotar el segundo para su equipo en el 21 después de que Miguélez dejara escapar un balón. El Celta no sufría, se limitaba a defender ordenadamente y a buscar contragolpes. En uno de ellos, en el 37, el meta cadista llegó antes que Abalo, que se quedaba solo.

El descanso debió ser útil para los jugadores de Espárrago, que salieron con las pilas puestas en una segunda parte que comenzó con una ocasión clarísima del Cádiz. En el minuto 47, en el primer córner a favor delos visitantes, Caballero peinaba el saque de Abraham e increíblemente ni Ogbeche, ni Fleurquin ni De la Cuesta, los tres en boca de gol, llegaron al balón. Un simple toque hubiera bastado para que la bola hubiera enfilado la meta gallega.

La vida le dio una segunda oportunidad al Cádiz, que esta vez sí aprovechó. En el siguiente córner llegó el premio. De nuevo sacó Abraham y De la Cuesta, elevándose por encima de los defensa cabeceaba al fondo de la red. Corría el minuto 53 y en ocho minutos el Cádiz había hecho más que en toda la primera parte. El choque estaba igualado gracias a un golpe de autoridad de equipo de Espárrago, que se hacía dueño del partido, cundía el nerviosismo entre los jugadores del Celta y en una afición que daba muestras de impaciencia con su equipo.

Pero de nada sirve tener controlado el partido si se dan concesiones a un rival malherido. Cuando mejor lo tenía el Cádiz, llegó el segundo del equipo local. Mallo ponía un balón en el área cadista, López Garai controlaba con el pecho y cedía a Michu para que empujara a placer. Demasiadas facilidades en una acción aislada con la que el Celta resucitaba y cedía la presión al Cádiz. Espárrago intentó dar más velocidad al equipo con la entrada de López Silva y Nano. Los amarillos buscaban un punto que a punto estuvo de capturar en el minuto 90 cuando un remate de cabeza de Ogbeche que se colaba en la portería lo sacó Yoel. En el descuento, un disparo lejajo de Abraham se marchó por encima del palo de la meta local tras rebotar en un defensa. Fue la última ocasión de un partido que el Cádiz dejó escapar de manera inexplicable.

Árbitro: Ceballos Silva (extremeño).

Tarjetas: Amarillas Por parte del Cádiz: Abraham (29') y Cifuentes (32'). Por parte del Celta: Trashorras (31'), Dani Abalo (48') y Oriol (66').

Goles 1-0 (3') Dani Abalo. Lanzamiento en parábola desde fuera del área de Dani Abalo que se cuela en la portería por encima de un adelantado Dani Miguélez. 1-1 (53') De la Cuesta. Saque de esquina que bota Abraham y De la Cuesta cabecea al fondo de la red tras un gran salto. 2-1 (71') Michu. Mallo cuelga el balón al área, donde López Garai para con el pecho y cede a Michu para que éste marque a placer sin ninguna oposición.

Incidencias: Encuentro de la jornada 35ª de la Liga adelante disputado en Balaídos ante 11.426 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios