Obligado ejercicio de optimismo del consejo

  • Grimaldi y Cuesta creen que el equipo no mereció la goleada

Al mal tiempo, buena cara. Era la consigna de los consejeros cadistas desplazados hasta Vigo con la expedición amarilla. Luis Sánchez Grimaldi y Miguel Cuesta coincidían en no hacer sangre de lo acontecido durante el encuentro, pensando en que ya es más útil hablar sobre el próximo partido y la importancia que puede tener para el presente y el futuro de la entidad amarilla.

El consejero de economía, Luis Sánchez Grimaldi, pedía que "hay que levantarse" después de este varapalo, por más que el partido no fuera para un resultado así: "Es una pena haber perdido así porque era una ocasión para amarrar la permanencia. Nos hemos venido abajo con el primer gol porque, realmente, el partido estaba muy igualado y el Celta no había hecho méritos para ponerse por delante. Después nos hicieron un segundo tanto al poco de haber rematado Dani al larguero y eso casi nos remató. Por más que intentamos después acortar distancias, fue imposible".

Sobre el panorama inmediato, el consejero cadista afirma que "hay que levantarse y pensar que quedan cuatro partidos, que dependemos de nosotros mismos. Sigo pensando que tenemos calidad como para sacar los puntos que necesitamos. Pero hace falta tranquilidad y no venirnos abajo".

En la misma línea se manifestaba Miguel Cuesta en la zona mixta del estadio de Balaídos. Sacaba fuerzas de flaqueza para lanzar un mensaje optimista: "Hay que ser optimistas porque si el equipo saca tres o cuatro puntos, podrá estar tranquilo. Hay que decir que es injusto que nos fuéramos al descanso con una desventaja de dos goles porque ellos no hicieron méritos para tanto, aunque también es verdad que nosotros lo más claro que tuvimos fue un remate de Dani y poco más. Después tuvimos que tirarnos arriba y salió mal, pero daba igual perder por dos que por tres".

Sobre el encuentro del próximo domingo ante el Nástic, da por sentado que el estadio Carranza presentará un ambiente especial para una ocasión que lo merece: "A nuestra afición no hay que pedirle nada porque ya sabemos cómo es. Sólo hay que esperar que ese ambiente se contagie al equipo y que hagamos el partido que necesitamos para dejar casi sellada la permanencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios