Objetivo: frenar a Mario Rosas

  • Los jugadores del Cádiz saben que el organizador del Castellón es la clave del éxito del equipo que entrena Pepe Murcia y estudian la forma de anularle para evitar que su juego les coja por sorpresa

Comentarios 1

Mario Alberto Rosas Montero es el jugador a seguir mañana en el estadio Ramón de Carranza. El organizador del Castellón, viejo conocido de la parroquia gaditana por su etapa de amarillo, se ha convertido en la pieza decisiva que mueve todo el engranaje de su equipo a partir del centro del campo. Con él en buenas condiciones, el conjunto de La Plana tiene mucho ganado por las características de este malagueño criado futbolísticamente en La Masía.

El partido de la primera vuelta debe ser el principal exponente para que el Cádiz se detenga a analizar y estudiar la forma de frenar el juego de Mario Rosas. En Castalia, en la primera vuelta, el centrocampista blanquinegro destrozó el planteamiento de Mariano García Remón. Él solo se encargó de partir en dos a la medular cadista, de encontrar el hueco imposible a través del cual agrandar la fisura defensiva y de llevar en volandas a su equipo con un encuentro simplemente sensacional. Cuando le sustituyeron, la ovación de Castalia resultó estremecedora.

No dejarle espacios

Los expertos en estudiar la forma de actuar sobre un jugador con las condiciones del ex cadista apuntan que lo primero es no dejarle espacios. Es primordial que no se sienta cómodo y que apenas encuentre oxígeno en forma de circulación que transmitirle a sus compañeros. Cuando un jugador de su calidad vive esa sensación, no tiene más remedio que recular para buscar el balón más lejos del área contraria, lo que es sinónimo de que el equipo contrario está haciendo las cosas bien.

Si, por el contrario, Mario Rosas dispone de metros y de una relativa tranquilidad en el marcaje por parte del adversario, el daño puede ser considerable. Con espacios y el esférico en su poder, cabe esperar un pase de gol muy de su estilo e incluso una llegada por su cuenta que esta temporada ya le ha permitido anotar tres goles.

No dejarle pensar

Y si se habla de no facilitarle huecos, más importante resulta que cuando sea capaz de ver alguno su reacción sea nula por culpa de la presencia de un rival que no le deje prácticamente respirar. Si no está cómodo para recibir el balón en unas condiciones medio buenas y, además, no cuenta con tiempo para pensar qué opción elegir en cada momento, su rendimiento irá descendiendo con la repercusión que esto debería tener en el nivel ofensivo del equipo. Al día de hoy el Castellón depende mucho de este jugador.

Obligarle a retroceder

El éxito cadista a la hora de anular la labor de un futbolista como Mario Rosas, será real cuando éste apenas pueda aportar dosis en cantidades peligrosas de juego ofensivo en la zona ancha y se vea forzado a pedir balones desde más atrás o a caer a una banda con lo perjudicial que puede ser para un hombre de sus características. Cuando un equipo ha logrado que la participación del cerebro del Castellón sea más bien escasa, los entrenadores han optado por sustituirle porque lo mejor es abogar por otra alternativa.

Un marcaje especial

El Cádiz no se distingue por ser un equipo que coloque unas marcas férreas sobre determinados jugadores, aunque mañana podría producirse sobre Mario Rosas. El candidato a ser el perro de presa es Juanjo Bezares. El de Guadiaro es un experto en castigar a un rival para que se sienta incómodo y que prácticamente no pueda desarrollar su mejor juego. Se da la curiosa circunstancia de que ambos compartieron titularidad en la temporada 2004-05, la primera de Víctor Espárrago en el banquillo cadista.

Si el conjunto amarillo es capaz de imponerse la batalla en el centro del campo anulando a Mario Rosas, tendrá mucho ganado para salir victorioso del encuentro de mañana ante el Castellón.

Dos datos que avalan el potencial y el papel decisivo del organizador castellonense es que se trata del segundo jugador de la plantilla con más minutos (1.950) -sólo se ha perdido dos encuentros- y que es el cuarto que lleva más goles anotados (3), por detrás de Tabares (5), Perico y Arana, ambos con cuatro tantos. Pepe Murcia le ha cuidado esta semana debido a unas leves dolencias, aunque es un hecho que estará de inicio en Carranza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios