FÚTBOL l Segunda División A

El Numancia, en Primera

  • La igualada sin tantos de Los Pajaritos basta para que los sorianos caten el caviar

El Numancia certificó ayer su ascenso a Primera División al lograr un empate sin goles ante el Deportivo Alavés, en un partido carente de emoción a pesar de la importancia del compromiso para ambos equipos.

El reparto de puntos favorecía los intereses de los dos clubes y los jugadores no tuvieron ninguna duda a la hora de plantear un encuentro, que se hizo demasiado largo por su falta de interés.

Ninguno de los dos equipos arriesgó en el juego, pero el Numancia llegó dos veces a la portería de Bernardo, con jugadas por la izquierda de Quero y Beranger, aunque sus centros fueron despejados por Tarantino.

El partido continuó atascado en el centro del campo, con un juego pobre, impreciso, desprovisto de buen fútbol, y sólo hubo contadas gotas de calidad a cargo de David Aganzo, por parte alavesista y Juan Quero, en el Numancia.

Una jugada de Toni Moral por la izquierda, que acabó con un disparo fuera, y un córner ejecutado por Juan Quero, sin consecuencias, pusieron el sello a una primera parte muy aburrida .

Nada cambió en la reanudación, salvo que Gaspar, lesionado, tuvo que dejar su puesto a Samuel a los cuatro minutos de la segunda mitad. Cada minuto que pasaba se confirmaba más la sensación de que el empate era un buen resultado para ambos contendientes y el juego, sin intensidad, se volvió carente de ninguna emoción, lo que llevó a los dos guardametas al más absoluto olvido. Falta de fuerza, apoyos cortos, pases sin intención ofensiva, demasiado respeto y mucho miedo a perder condicionaron una fiesta que, sin embargo, empezó a crecer a medida que se acercaba el final del partido y con ello la certificación el pasaporte a Primera división por tercera vez en la historia para el equipo soriano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios