Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Nadal ejerce de número uno

  • El mallorquín despejó las dudas de su debut y arrolló a Hewitt (6-1 y 6-2), al que nunca había vencido en pista dura · El ruso Igor Andreev, rival en octavos y siguiente obstáculo en el camino hacia el oro

Rafael Nadal se atavió de número uno, una condición que no le corresponde hasta el próximo lunes, para arrollar al australiano Lleyton Hewitt (6-1 y 6-2) y dar un paso más hacia la gloria olímpica en Pekín.

Lejos de prolongar las dudas que despertó en su puesta en escena frente al italiano Potito Starace, que incluso le arrebató un set, la raqueta balear tiró de autoridad para saldar cuentas con el tenista australiano, otrora referencia del circuito y ahora empeñado en enderezar su rumbo. El del español sigue firme, con el ruso Igor Andreev, su próximo rival.

Nunca Nadal había ganado a Hewitt en pista dura. Incluso el español salía malparado de las cuentas del cara a cara. Tres triunfos de siete. Pero la raqueta de Adelaida dista mucho del tenista solvente que puso en cuestión entonces las habilidades del español en superficies rápidas. Menos que ver, aún, con el joven que deslumbró al circuito y conquistó el Abierto de Estados Unidos y el torneo de Wimbledon. El que llegó a la cima en noviembre del 2001, con apenas veinte años.

Siete después parece fuera de época. Lastrado por las dolencias físicas apenas se mueve por las alturas del circuito. Y las aportaciones a su historial llegan con cuentagotas. La última, en Las Vegas, el pasado año.

Desde el puesto 38 contempla la estela de Nadal como un reto. Con parte del reflejo que le iluminó entonces. De la movilidad y la determinación de antaño apenas queda el talento. Si quiera el carácter. Aquél que enrabietó a más de un adversario.

Ese entusiasmo asomó en el punto de partida del segundo set. Cuando se lanzó a tumba abierta después de ser sonrojado en el primero por un rival que ambiciona alargar su estancia en la gloria. Nadal se había embolsado seis juegos consecutivos en una demostración de autoridad y de la solvencia que careció en su estreno olímpico.

El balear tiró de repertorio. Detrás de cada saque consistente ofreció una respuesta tras otra a las intenciones de Hewitt, que tiró de todos los recursos a su alcance. Aún distantes de la forma adecuada. Subió a la red sin decisión e intentó esconder su revés. En unas ocasiones la derecha y otras el servicio le dieron aire al australiano. Pero sin continuidad en su desarrollo. Nadal lo hizo fácil.

La rotura que logró al comienzo de la segunda manga animó al oceánico. Fue una relajación del español, dio la sensación, que encauzó el partido otra vez en cuanto se puso a la altura del tono inicial que mostró.

Nadal creció y Hewitt se desmoronó. Quedó a expensas de una salida digna de la pista mientras el balear contempló a su rival de la próxima ocasión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios