Natación l Cruce del Estrecho

Meca, entre la adulación y sus críticos

  • Homologada la ida y vuelta, el campeón argentino Degano duda de los tiempos

El presidente de la Asociación Cruce a Nado del Estrecho de Gibraltar, Rafael Gutiérrez, anunció ayer que sólo homologará la ida y la vuelta de David Meca en su reto de cruzar tres veces el Estrecho, al indicar que se retiró en la mitad de la tercera travesía.

Gutiérrez explicó que las normas son "muy claras y no se pueden hacer ningún tipo de excepciones", a pesar de reconocer que "las condiciones de seguridad no estaban garantizadas y el estado del mar y el viento hacían difícil poder culminar este reto".

No obstante, el director técnico de la prueba no dudó en admitir que el nadador "realizó un esfuerzo titánico porque cruzar tres veces el Estrecho es algo muy duro", por lo que expresó su confianza en que Meca, en otras circunstancias de fechas y estado de la mar, habría conseguido el reto.

El propio Meca adelantó que intentará el reto de nadar la distancia tres veces en el futuro, "posiblemente en el verano". "No me voy a conformar con el doble cruce, así que espero en un futuro conseguir mi meta: cruzar el Estrecho tres veces, quizás en verano, que las condiciones son siempre mucho más fáciles".

Bastante menos invitan al optimismo las palabras del argentino Diego Degano, líder del ranking mundial de aguas abiertas entre 1989 y 1992, al afirmar que los tiempos de Meca en el cruce del Estrecho le parecen "imposibles".

"Los tiempos que utilizó Meca para completar el recorrido, según leí en la prensa española, son imposibles, salvo que en ese momento haya sido ayudado por corrientes que lo empujaran a meta", dijo. Pero, más allá de si Meca podía o no subir al bote, a Degano le llaman la atención los parciales. "El récord mundial del australiano Grant Hackett en los 1.500 metros es de 14:36 minutos... El parcial de 12:30 es posible, pero con corrientes de entre cuatro y siete kilómetros por hora".

Y, según el diario El Mundo, esas condiciones no se dieron porque en el tramo final las corrientes le empujaban cada vez más hacia el Mediterráneo. Quizá por eso tituló: "La farsa de Meca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios