Martí se recupera y podrá jugar en Cádiz

El realista Pep Martí no ha concedido ninguna importancia a la estadística negativa de su equipo en el Ramón de Carranza, estadio gaditano en el que los donostiarras no han ganado ninguna vez en su historia y ha declarado, respecto a esta circunstancia, que "cada partido es diferente".

El jugador cedido por el Sevilla era duda para este encuentro, aunque finalmente su recuperación es un hecho por lo que, según ha asegurado, podrá estar en "perfectas condiciones" el domingo para enfrentarse al conjunto gaditano en uno de las salidas más complicadas que le quedan a la Real Sociedad. Martí señaló, tras entrenarse con normalidad junto al resto de sus compañeros, que hasta el final de temporada "el margen de error es mínimo" y por ello ha animado a los realistas a "afrontar con ganas de victoria" el encuentro ante los amarillos.

Su compañero Gorka Larrea, que podría retornar a la titularidad por las bajas en el centro del campo de Gaizka Garitano y Mikel Aranburu, ha señalado por su parte que el próximo rival de la Real "es un conjunto muy fuerte a nivel individual", pero también se ha mostrado convencido de poder obtener el triunfo en un campo difícil, si se aprovecha el nerviosismo del equipo amarillo por "la necesidad" de puntos que tiene.

La misma opinión ha mantenido el centrocampista Gorka Elustongo sobre las necesidades del Cádiz y ha estimado clave para lograr los tres puntos "abstraerse" de la presión ambiental que genera un público que "achucha" mucho, para sacar así las virtudes que le han llevado a la Real a no conocer la derrota en los cinco últimos encuentros de Liga.

El técnico, Juanma Lillo, por otro lado, esbozó en el entrenamiento de ayer el planteamiento de partido de este domingo, con especial énfasis en el aspecto defensivo para sorprender al contraataque con un medio campo novedoso, en el que Larrea y Elustondo secundarían a Martí como creador del juego ofensivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios