Manu Barreiro, con opciones de ir convocado

  • Calderón cambia de estilo y oculta sus cartas; Fleurquin, con pocas posibilidades

El Cádiz se entrenó ayer a puerta cerrada. Después de varias semanas en las que a Antonio Calderón no ha parecido importarle mostrar sus cartas, en este vuelve a ocultarlas. Y no es que haya dudas con respecto al once inicial porque, si el entrenador no ofrece una sorpresa mayúscula, el equipo será el mismo que inició la segunda parte en Córdoba. Sin embargo, las cosas no están nada claras para saber quién completará la lista de convocados.

El técnico no quiso hacer distinciones ayer y ni siquiera ofreció una convocatoria, por más que haya varios jugadores con muy pocas o nulas opciones de entrar por no haberse entrenado lo suficiente tras salir de sus respectivas lesiones. Los únicos que ayer no se ejercitaron fueron Diego Rivas y Cristian, los únicos también que están descartados al ciento por ciento. Están virtualmente fuera de la lista Yago y De Quintana y cuentan con pocas opciones otros como Fleurquin, Nano y Gastón Casas.

A lo largo de la tarde de ayer se palpaba en todo el entorno del club cadista un especial interés por no desvelar ningún dato sobre los planes del entrenador gaditano. Mutismo absoluto para que no saliera a relucir ningún detalle, algo muy respetable si se considera un arma importante para tener alguna ventaja sobre el rival. Dada la igualdad que existe en la categoría es comprensible que los entrenadores quieran mantener hasta el final el factor sorpresa. A ver si hoy Calderón termina sorprendiendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios