baloncesto liga endesa

El Madrid reacciona

  • El equipo blanco se revuelve ante un Valencia mandón

El alero del Valencia Joan Sastre trata de anotar ante la defensa del pívot madridista Walter Tavares. El alero del Valencia Joan Sastre trata de anotar ante la defensa del pívot madridista Walter Tavares.

El alero del Valencia Joan Sastre trata de anotar ante la defensa del pívot madridista Walter Tavares. / Kiko Huesca / efe

El Real Madrid salvó la visita de un rocoso Valencia que, cinco días después de derrotar a los blancos en la Fonteta, le volvió a poner las cosas muy difíciles al líder de la competición en su lucha por la segunda plaza.

En el inicio las defensas se impusieron a los ataques tras una semana cargada de partidos para ambos equipos. Después de un primer cuarto igualado, el marcador se decantó del lado valenciano tras cinco puntos finales de Pleiss (17-18).

El guión se repitió en el segundo parcial, con dos triples seguidos de Sastre y San Emeterio, quienes pusieron a los de Txus Vidorreta siete arriba, aprovechando que los tiradores blancos habían fallado todos sus lanzamientos desde la línea de tres.

A base de coraje y, un día más, al trabajo en ambas zonas de su capitán, Felipe Reyes, los locales volvieron a meterse en el partido tras un parcial de 11-2 que les devolvió el mando en el ecuador del segundo cuarto (30-28).

El Valencia, vigente campeón liguero, no se descompuso. Con un juego más regular y un ataque más fluido, los visitantes se rearmaron y fueron capaces de llegar al descanso con un cómodo colchón de siete puntos después de una primera parte en la que sumaron ocho triples frente al uno de 12 de su rival (38-45, min. 20).

El paso por vestuarios sentó mejor a los de Pablo Laso, que necesitaron tres minutos para igualar el choque gracias a su mayor criterio en la circulación del balón y a un bravo Campazzo quien, con seis puntos consecutivos, le dio a los suyos la máxima ventaja hasta ese momento y obligó a Vidorreta a pedir tiempo muerto (60-54, minuto 27).

Con el paso de los minutos, el Valencia se fue desinflando ante un líder crecido en el tercer cuarto que cerró su aro gracias a un inmenso Tavares. A base de rebotes y tapones, el caboverdiano fue minando la moral taronja y permitió al Madrid llegar a los últimos diez minutos con un esperanzador 65-57.

La defensa blanca siguió frenando en seco las acometidas visitantes en el inicio del último periodo y permitió ir cimentando el triunfo con rentas que fueron aumentando hasta los 16 puntos, aunque se quedaron en 12 al final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios