fútbol liga de campeones

Madrid, capital del fútbol

  • Los dos principales clubes de la ciudad consolidan su protagonismo en la 'Champions' bajo estilos antagónicos

Cristiano Ronaldo se lleva el balón del partido ante el Bayern de Múnich del pasado martes tras marcar tres goles. Cristiano Ronaldo se lleva el balón del partido ante el Bayern de Múnich del pasado martes tras marcar tres goles.

Cristiano Ronaldo se lleva el balón del partido ante el Bayern de Múnich del pasado martes tras marcar tres goles. / fotos: juanjo martín / efe

Comentarios 0

Madrid es la capital futbolística de Europa. Al menos, así lo demuestran Real y Atlético, dos equipos que durante los últimos años se empeñaron en alcanzar el éxito en la Liga de Campeones a través de dos vías muy diferentes. Los blancos establecieron un nuevo hito en la historia de la máxima competición continental al clasificarse para las semifinales por séptimo año consecutivo, mientras los rojiblancos consiguieron un éxito particular al situarse entre los cuatro mejores por tercera vez en cuatro años.

Ambos equipos demostraron que en el fútbol se puede llegar al mismo éxito a través de caminos bien diferentes. Porque no puede haber dos clubes más antagónicos que Real Madrid y Atlético.

El Real Madrid tiene su sede en el Paseo de la Castellana, zona exclusiva de la capital española donde comprar un simple apartamento de un dormitorio suele costar más de 300.000 euros. En cambio, el Atlético creció a orillas del río Manzanares, en el sur de Madrid, zona tradicionalmente obrera y foco de inmigrantes.

El Santiago Bernabéu es a menudo comparado con una ópera por el silencio de su hinchada y su alta exigencia. El club tampoco se esfuerza mucho en desmentir tal apreciación y antes de cada encuentro pone a todo volumen a Plácido Domingo interpretando el himno de la décima Copa de Europa.

Muy diferente es el ambiente que se registra en el Vicente Calderón, uno de los campos más calientes de España. Antes de empezar cada encuentro, la hinchada interpreta el himno sin la necesidad de megafonía ni otros acompañamientos de la voz. Y por lo general la afición no para de cantar en todo el encuentro, y más en estos tiempos de victorias.

Tampoco permite muchas comparaciones lo que ocurre con sus dirigentes. Mientras Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, es elusivo con la prensa, el mandatario rojiblanco, Enrique Cerezo, es completamente expansivo y uno de los dirigentes más bromistas del fútbol español.

Los entrenadores actuales también son un fiel reflejo de las dos personalidades diferentes que poseen ambos clubes. Ambos fueron futbolistas, pero de perfiles divergentes. Zidane ponía el verso en el Madrid mientras Simeone era más prosaico en el Atlético.

En los banquillos también tienen actitudes diferentes. Simeone es mucho más intervencionista, más decisivo en la toma de decisiones, mientras Zidane concede más espacio a la improvisación de sus futbolistas. "Insistir, insistir e insistir es la fórmula", aseguró el martes Simeone tras eliminar al Leicester en cuartos de final. Y, por si acaso, ya comenzó a trasladar la presión a sus rivales cuando dijo: "Equipos grandes son Bayern, Barcelona, Real Madrid, sobre todo en lo económico. Nosotros somos competitivos, no un equipo grande. Somos un equipo competitivo. Seguro".

Por su parte, Zidane también reflejó su esencia después de eliminar al Bayern Múnich: "Somos un equipo con jugadores de clase mundial y cada vez que juega uno sabemos que puede marcar diferencias".

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios