El Maccabi remonta lenta y certeramente hasta la final

El Maccabi de Tel Aviv se convirtió en finalista de la Euroliga 2007-08 como lo hacen los verdaderos campeones, después de saber sufrir, de superar un mal inicio de encuentro con una remontada tan lenta como certera que destrozó de golpe las ilusiones que había cimentado el Montepaschi Siena.

El cuadro italiano lo tuvo todo a favor. Tuvo el partido en su mano en la primera mitad, pero no supo, o no pudo, rematar a su rival, y ante un oponente de la talla del israelí eso se suele traducir en derrota segura.

De nuevo el Montepaschi queda abocado a la lucha por el tercer puesto y el Maccabi a pelear por la gloria, que en este caso sabe a auténtico dulce después de haber estado tan abajo, por cuanto llegó a perder por dieciocho puntos (36-18).

El Maccabi era el Maccabi, ese equipo que llegaba con la vitola de claro aspirante a un nuevo título y que tardó más de veinte minutos en comparecer. Todo un rodillo de juego serio atrás y en ataque, de eficacia que, sin ir más lejos, echó al Real Madrid de su fase final y luego eliminó al Barcelona. A los hombres del Montepaschi Siena se les encogió la muñeca y todo lo habían sido virtudes se convirtió en defectos, en incapacidad ante un Maccabi lanzado hacia la final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios