Lituania vence a la anfitriona y espera al equipo de Aíto

Lituania descabalgó ayer de las semifinales a los anfitriones de Pekín 2008 y, por quinta edición consecutiva, aspira a colgarse un metal del cuello. Para lograrlo antes se las verá con España. El base del Panathinaikos griego Sarunas Jasikevicius se tomó el choque como algo personal y guió a los bálticos hasta las semifinales en un pulso a distancia con el pívot de los Rockets Houston Yao Ming, bastión de la escuadra local, que soportó una presión defensiva incesante y casi ilegal.

No obstante, a pesar del recital de Jasikevicius, China compitió con entereza hasta la bocina del descanso. Pero el combinado báltico se distanció y eso fue la crucifixión china. Lituania clavó definitivamente a los chinos en el madero con una enorme efectividad desde el arco de triples (70-53 m.30). La ventaja lituana ya se disparó por encima de los veinte puntos en el último cuarto y los anfitriones se despidieron de los Juegos. Su papel ha sido digno y han competido contra todos, pero aún les queda mucho para triunfar en el deporte de la canasta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios