El ser o no ser de Jiménez en Nervión

  • Con la continuidad como nota predominante, el club sevillista pretende entrometerse en el dúo Barcelona-Real Madrid

El Sevilla vuelve a participar una edición más en el Trofeo de los Trofeos con la intención de revalidar el título que consiguió en 2008. Atendiendo a los últimos resultados, el equipo sevillista es el mayor atractivo que presenta este año el Carranza. Además, ésta será su última cita de enjundia para terminar de preparar una nueva temporada con muchos retos.

Bastante han cambiado las cosas por Nervión de unos años hacia acá. Con Del Nido al mando de la nave hispalense, y salvaguardado por su consorte Monchi, se ha pasado de un club que se encontraba medio hundido y dejado de la mano de Dios a una institución fuerte, con cinco títulos en su pasado más reciente y mirando al futuro con muchas aspiraciones.

Si una palabra puede definir al Sevilla 2009/10 es la continuidad, tanto en el bloque como en el banquillo. Una temporada más, y ya van tres, las riendas del equipo las lleva Manolo Jiménez. Tras la precipitada salida de Juande Ramos -que cerró la época más dorada con dos Copas de la Uefa, dos Copas del Rey y una Supercopa de Europa- llegó un hombre de la casa, tanto en su etapa de jugador como en la de técnico de los escalafones inferiores, que tuvo que lidiar con un toro demasiado bravo para su inexperiencia.

La afición sevillista, que se había acostumbrado al caviar, pedía seguir con el rastro de triunfos dejado por Juande, pero la realidad ha sido algo diferente. La clasificación por segunda vez en su historia para la Liga de Campeones no terminó de contentar a una hinchada que se ha vuelto exigente. A pesar de que se pidió la cabeza de Jiménez, Del Nido decidió a última hora renovar su confianza al del Arahal. Los resultados en la pretemporada no han terminado de acompañar y las dudas comienzan a surgir sobre su capacidad, por lo que la cita gaditana se antoja como muy importante.

En cuanto a la plantilla, hasta el momento han sido dos las incorporaciones sin contar con la vuelta de los cedidos. El marfileño Didier Zokora, procedente del Tottenham Hotspur, es la estrella por la que han suspirado Del Nido y Monchi medio verano al buscar un pulmón que dirigiera el centro del campo. Por su parte, el ex espanyolista Sergio Sánchez ocupará el lateral derecho en detrimento de Konko, que puede estar con pie y medio fuera de Nervión.

Por contra, este año ha cambiado la tendencia de club vendedor. Tras traspasos cuantiosos como los de Baptista, Sergio Ramos o Dani Alves, esta campaña parece que no sucederá lo mismo, a menos que el Milan decida realizar finalmente una suculenta oferta por Luis Fabiano.

Motivos tiene Del Nido para haber variado el rumbo. Ya no necesita como en otras temporadas sacar tanto rédito a sus jugadores. Un club estable en lo institucional y saneado en lo económico comienza a pedir otras cosas. Con la ambición necesaria, aunque en algunos momentos se llegue a la extravagancia, el Sevilla quiere dejar de ser el tercer equipo de España y romper con el dueto Barcelona-Real Madrid. Por ganas no será...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios