Grupo c · la crónica

Italia gana su primera 'final'

  • La campeona del mundo sobrevive a su duelo con Francia sin premio garantizado de antemano y será el rival de España · Viena reeditará el cruce del Mundial 94, el del codazo de Tassotti a Luis Enrique

Comentarios 1

Italia, siempre Italia, logró su clasificación para cuartos de final de la Eurocopa a trompicones y se enfrentará a España por un puesto en semifinales. Para ello derrotó con escaso brillo pero mucho oficio a una Francia disminuida mientras Rumanía entregaba la cuchara ante la inabordable Holanda.

Italia se enfrentará a España después de aquel codazo de Tassotti a Luis Enrique. Boston. 1994. Italia empezó ese Mundial más o menos como esta Eurocopa: derrota con Eire, triunfo pírrico ante Noruega y empate con México. Perdió la final ante Brasil por penaltis y se llevó la ilusión española por el camino (2-1). Esta vez, no hay un Roberto Baggio. Sin Pirlo ni Gattuso por sanción, Donadoni tendrá que buscar nuevas fórmulas. El seleccionador italiano fue titular aquel 9 de julio.

La de Zúrich era una final encubierta. Y peligrosa. Sobre todo porque el premio no estaba garantizado. Nada que ver con otras citas. Con el Mundial 98, cuando Di Biagio estrelló su penalti en el larguero de Barthez y Francia ya fue de carrerilla hacia el título. O cuando Toldo frustró a Holanda y cuando parecía hacerlo con Francia en la Eurocopa 2000 para ser campeona encajó dos goles de Trezeguet en un suspiro. O cuando hace dos años, Grosso dio el Mundial a Italia cuando media Europa no sabía ni quién era y Zidane digería su retirada con el codazo a Materazzi. Ahí había premios gordos y premios gordísimos. Aquí, la supervivencia. No es poco. Pero ni eso estaba garantizado.

Ocurre que Francia no es la Francia briosa que jugó ante Holanda, ni Italia es la Italia temerosa que se salvó ante Rumanía. Doménech arriesga, quizás en exceso. Para colmo, Ribery apenas dura cinco minutos por lesión. Benzema por la izquierda en lugar de Malouda resulta un notable acierto. Abidal como central sale espantoso e hipoteca de manera extraordinaria a su selección. Luca Toni le busca y le encuentra, se va por el centro y el lateral del Barça le derriba. Penalti y expulsión. Gol de Pirlo. Italia sueña y Francia se desespera.

Rumanía apenas aguanta el pulso e Italia abraza su buena suerte. Su más que aceptable comienzo le da un rédito impresionante y Francia ya no levanta cabeza, con diez, desmoralizada, dos cambios hechos y sin el jugador al que todos buscaban. Coupet desvía con los dedos un trallazo de falta de Grosso que se colaba y que se estrella en el palo. Marcar entonces, minuto 44, se consideraría casi normal en Italia.

Lo logra de una forma menos espectacular que con el disparo de Grosso. De Rossi lanza duro y al centro, Henry mete el pie en acto reflejo y el balón entre mansamente. Rumanía no reacciona e Italia está en cuartos, por mucho que Henry y Benzema se empeñaran en que Francia no bajara nunca la cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios