La Isla se vistió de azul y blanco

  • En un día repleto de actos, la afición homenajea a los jugadores, que recorren la ciudad en un autobús descubierto

Comentarios 15

El San Fernando recibió ayer el homenaje de su afición. La totalidad de los componentes de la plantilla y la junta directiva recibieron el cariño de la ciudad y diversos actos sirvieron para celebrar el ascenso a la Segunda B.

En un principio, a las seis, un autobús descubierto acogió a la expedición y recorrió todas las barriadas de la ciudad, desde la Bazán, hasta La Ardila, pasando por Madariaga o Constitución, para desembocar en el Carmen.

Allí esperaban numerosos aficionados. Fue el momento en el que el capitán del equipo isleño obsequió a la patrona de la ciudad con un ramo de flores. En las alocuciones, Serrano, Canito y Acosta agradecieron a la Virgen del Carmen su ayuda para lograr el ascenso de categoría.

Vuelta al autobús y segundo recorrido por la ciudad, entrando por la Ronda del Estero y subiendo toda la calle Real, no sin que antes el carismático Chori hiciese parar el bus para ponerle a la estatua de Camarón la bufanda del equipo.

En la llegada a la Plaza del Rey, todos los representantes de los partidos políticos recibieron al equipo y, sin duda alguna, la parte más emocionante fue cuando los aficionados, entorno a 600, comenzaron a corear el nombre de Iriondo, pidiendo su estancia un año más en el equipo.

Todos tuvieron que pasar por el micrófono y el alcalde, Manuel María de Bernardo, fue el último dándole las gracias al equipo por el ascenso a una categoría que se merece la ciudad.

La segunda sorpresa estuvo en la llegada desde Iquique de la bandera primitiva de los Juegos Iberoamericanos que fue llevada por los jóvenes atletas y acompañada por el autobús a Bahía Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios