Isabel Fernández se despide de Pekín sin medalla

  • La española cae en la repesca, en lo que puede ser el punto y final de su carrera deportiva

Comentarios 1

La española Isabel Fernández, oro en Sydney'00 y bronce en Atlanta'96, ha quedado sin medalla en menos de 57 kilos, como ya le ocurrió hace cuatro años en Atenas, con lo que el equipo español de judo agotó sus tres primeras opciones de podio en los Juegos Olímpicos de Pekín, probablemente los de la despedida para la levantina.

Fernández truncó definitivamente su camino hacia los puestos de medalla cuando se quedó fuera de la lucha por el bronce al perder por koka en tiempo de la técnica de oro ante la brasileña Ketleyn Quadros, después de que los árbitros sancionaran a la alicantina en los instantes finales en una decisión muy discutida para la delegación española.

Como le ocurrió en sus dos primeras peleas, Fernández y Quadros disputaron el periodo de la técnica de oro después de que ambas marcaran un koka. Esa igualada en el marcador no se correspondía, sin embargo, con una mayor iniciativa de la española ante la brasileña, arengada constantemente por su entrenadora.

Una decisión arbitral a falta de unos segundos para que concluyeran los cinco minutos correspondientes al tiempo de técnica de oro supuso una sanción para la judoca alicantina, que se tradujo en un koka, suficiente para apearla de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Más de una veintena de aficionados, a los que se sumaron compañeros del equipo nacional, se hicieron notar con sus gritos de ánimo a favor de la judoca española, circunstancia que irrumpió entre instantes de absoluto delirio protagonizado por los seguidores chinos y coreamos ante acciones magistrales de sus deportistas en el pabellón de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín.

La alicantina comenzó su competición en la segunda ronda, al quedar excluida de la primera por su clasificación mundial, y tras debutar con un triunfo ante la norteamericana Valerie Gotay, perdió los dos siguientes combates frente a la holandesa Deborah Gravenstijn y la brasileña Ketleyn Quadros

La decepción de Isabel Fernández se produjo en el tercer día de competición, segundo con participación española, tras el concurso ayer de Ana Carrascosa -en menos de 52 kilos- y Oscar Peñas -en menos de 66 kilos-, que no alcanzaron a disputar los combates en los que se dilucidaban las medallas.

Quedan por competir Esther San Miguel -el jueves-, y Leire Iglesias y David Alarza -mañana, miércoles-.

La levantina ganó el primer combate en su estreno en la capital china al imponerse a la estadounidense Valerie Gotay por un yuko en el tiempo de la técnica de oro, tras concluir los cinco minutos con empate. Se mostró muy combativa en su aparición olímpica y supo manejar el momento sin cometer riesgos que pudieran hacerle caer en irreparables errores en el que fue su primer paso en la lucha por las medallas.

En la siguiente pelea, quedó eliminada de la pugna por el oro y la plata al perder ante la holandesa Deborah Gravenstijn por koka en la técnica de oro, en una pelea en la que los cinco minutos reglamentarios concluyeron con igualada. Fernández llevó la iniciativa, pero el enfrentamiento se resolvió en la técnica de oro cuando la española, que siguió siendo quien más arriesgaba, perdió por koka.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios