Grupo c · la crónica

Holanda da una nueva exhibición

  • El conjunto de Van Basten cumple y vence a una Rumanía que queda eliminada · Los goles de Huntelaar y Van Persie sirven para derrotar a un rival que ofrece muy poco

Holanda espantó cualquier atisbo de enredos extrafutbolísticos y derrotó por 2-0 a Rumanía, que de ganar se hubiera clasificado para los cuartos de final. Con muchas bajas respecto al equipo titular, Holanda volvió a desplegar el juego ordenado y eléctrico que le había dado ya la clasificación prematura a la siguiente ronda, y con goles de Huntelaar y Van Persie logró el tercer triunfo en otros tantos partidos.

El partido nació con las dudas de qué haría el técnico holandés, Marco van Basten, una vez que el equipo no se jugaba nada, pues ya estaba clasificado. Y el ex jugador hizo lo esperado: alinear a su equipo B, con hasta nueve cambios respecto a los que golearon a Italia y Francia. Rumanía salió con una clara muestra ofensiva de tres puntas, con Mutu relegado a la banda izquierda, lo que hizo que se quejara habitualmente a su entrenador, Victor Piturca, durante el partido.

Holanda, saque el equipo que saque, juega igual. Igual de bien. No importan los nombres. Y es que los oranje disponen de unos suplentes que ya los quisiera cualquier equipo de la Eurocopa: Robben, Van Persie, Huntelaar...

El equipo holandés sí vistió ayer completamente de naranja, a tono con todo el estadio Wankdorff de Berna, donde los neerlandeses eran mayoría abrumadora y querían ver un nuevo espectáculo como en los dos partidos previos.

Rumanía decidió de principio esperar a la contra y darle el balón a los holandeses, que no le hacen ascos. Las primeras aproximaciones fueron del cuadro de Van Basten, dejando claro que querían ganar el partido. Rumanía esperaba, con un ojo puesto en el empate 0-0 de Zúrich entre Italia y Francia, que le favorecía. En el minuto 23, Mutu tuvo la primera ocasión de Rumanía, pero de repente el estadio enmudeció y luego estalló en silbidos desde la zona rumana. Italia había marcado y a los rumanos ya no les valía el empate.

Afectado quizás por las noticias que llegaban de Zúrich, el cuadro de los Cárpatos quedó noqueada y Afellay pudo adelantar al minuto siguiente a Holanda. El equipo rumano no varió su forma de jugar y sólo ofreció disparos peligrosos desde fuera del área de Mutu y Cosmin Contra. En el 32, llegó la gran ocasión naranja con un centro de Bouhlarouz desde la línea de fondo que remató fuera Huntelaar. Luego fue Robben el que desperdició la oportunidad tras una dejada de espuela del delantero centro.

Rumanía jugaba con fuego ante la relajada Holanda. Pero, en el 44, llegó su primera ocasión de gol a través de Codrea tras una internada por banda izquierda de Rat. En el segundo tiempo, no hubo cambios y en el 48, el elegante Van Persie pudo adelantar a los oranje tras un control perfecto de una pelota alta y larga desde el centro del campo y posterior remate a la media vuelta que salvó el portero Lobont.

El gol holandés se veía venir y llegó en el 54: centro desde la derecha de Afellay y Huntelaar remató a la red. Y más malas noticias para Rumania. Italia hacía el 2-0 en Zúrich, por lo que necesitaba ganar, dos goles. Piturca introdujo varios cambios en busca de algo que no encontró. Faltaba media hora, pero Rumania no mostraba fe y Holanda se divertía moviendo el balón . Así, Van Persie tuvo la recompensa a su buen partido con un soberbio gol, en el 86, que cerró el choque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios