Cádiz | tenerife · LA PREVIA

Ganar para poder soñar

  • Reacción El Cádiz, con la novedad en el once de Natalio como segundo delantero, necesita olvidar las dos derrotas consecutivas Convocados Calderón cita a Kosowski y a Bangoura, que pueden debutar

Comentarios 1

Dos derrotas consecutivas han dejado al Cádiz tocado en su deseo por estar en la pelea de la zona alta. Se sabía que la situación del conjunto amarillo estaba casi al límite y que una racha así iba a provocar que cundiera el desánimo al ver la tercera plaza a ocho puntos. Sin embargo, sólo se ha jugado un partido de la segunda vuelta y, con toda seguridad, si el equipo de Calderón es capaz de enlazar tres o cuatro buenos resultados, todavía vendrán semanas de ilusiones renovadas.

Para ello, lo primer es vencer al Tenerife, uno de los grandes animadores del mercado de verano, que partía como uno de los favoritos al ascenso de la mano de José Luis Oltra. Sin embargo, su irregularidad hace que sólo lleve tres puntos más que el Cádiz. Se puede considerar un rival directo en la encarnizada pelea que hay en busca de la tercera plaza, una competición para la que el Celta y la Real Sociedad parecen tener más opciones que el resto.

Afrontan los amarillos esta prueba con novedades en sus filas. No puede contar con gente importante, como son los lesionados Abraham Paz, Raúl López y Diego Rivas (al que se reserva una semana más) o el sancionado Gustavo López. Por el contrario, Carranza podrá disfrutar del estreno en casa de Natalio y estarán en el banquillo Kosowski y Bangoura, dos de los fichajes llegados en el mercado invernal. Por supuesto que habría sido preferible que se hubieran incorporado antes, pero hay que hacer ver a los del sector crítico que aseguran que han llegado tarde que cualquier futbolista medio cotizado se hace esperar antes de dar el sí a un equipo de Segunda. Parece de cajón, pero hay quien no lo entiende.

Sólo Natalio saldrá desde el inicio en un once que únicamente contará con la variación de la entrada del jugador cedido por el Almería en el lugar de Gustavo López. No es que vaya a actuar por la izquierda, ya que jugará por detrás de Dani, siendo Parri el hombre que parta desde esa posición. Por un lado, el equipo perderá profundidad al no disponer de un futbolista específico de banda, pero hay que esperar que el valenciano sea la conexión perfecta con la dupla atacante. De él depende que no haya el cortocircuito que se vio en el último partido en casa, contra el Hércules.

Por lo demás, repetirán Contreras, Cristian, César Caneda, De Quintana, Gonzalo Vicente, Fleurquin, Miguel García, Enrique, Parri y Dani. Es fundamental que el equipo no presente las lagunas defensivas que se vieron ante el conjunto alicantino, que a base de una circulación rápida y con sentido desarboló el entramado de Calderón. Y en ataque hay que pedir mucho más de Enrique, que no atraviesa por su mejor momento, pero que es especialista en resucitar cuando menos se espera. Por otro lado, Calderón está ahora confiando en Miguel García, en una decisión que no se termina de entender viendo el rendimiento global de los futbolistas de la plantilla en esa demarcación.

Según la clasificación, el Tenerife no supone una gran amenaza jugando lejos del Heliodoro, pero a ver quién se confía en una categoría como Segunda. El conjunto canario tiene 31 puntos y de ellos sólo nueve los ha ganado como visitante. Es de los peores equipos del campeonato en este apartado, pero ha sido capaz de imponerse en El Molinón y eso habla a las claras de lo imprevisible que puede ser este Tenerife. Un aspecto que puede notar, eso sí, es la ausencia del sancionado Nino. El almeriense lleva once goles y es el principal recurso ofensivo de su equipo. Además, también deben debilitar a los tinerfeñistas las bajas de Marc Bertrán y de Clavero, sus dos laterales titulares.

Por los enfrentamientos que hay, puede ser una jornada propicia para recortar puntos con la zona de ascenso, pero lo primero que hay que hacer es sacar los tres puntos delante de la afición amarilla, algo que no sucede desde el 16 de diciembre, cuando se le ganó al Celta. Y todo esto haciendo una lectura positiva de las cosas, ya que no se puede olvidar que la zona de descenso está a seis puntos. Por lo tanto, ganar es una cuestión de obligado cumplimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios