fútbol segunda división b

Fuerza y altura para la defensa

  • Lolo Guerrero se une al proyecto del San Fernando, tras quedar libre en el Villarrobledo

Lolo Guerrero. Lolo Guerrero.

Lolo Guerrero. / villarrobledo diario

El San Fernando CD sigue dando forma a su proyecto con un fichaje casi a diario. Después de la llegada por seguido de Blai Pons y Sergio Noche, ahora se une Lolo Guerrero, otro central que, además, puede actuar de lateral derecho. El jugador, de 30 años, tiene experiencia en Segunda División B.

Lolo Guerrero es un futbolista de 1,91 metros de altura que se caracteriza por su fuerza sobre el césped. La campaña pasada fue clave en el Villarrobledo, tanto en la liga regular como en la fase de ascenso. Sumó 32 encuentros y ayudó al equipo albaceteño a llegar hasta la segunda eliminatoria para subir a la categoría de bronce.

La trayectoria del jugador nacido en Dos Hermanas no es extensa en número de equipos a pesar de su edad. Tras un proceso en la cantera del Betis -alcanzando el ya desaparecido equipo C-, el zaguero se marchó al Cacereño y logró subir a Segunda B, su primer gran logro como profesional. Posteriormente pasó a la Unión Deportiva Los Barrios, que realizó una gran campaña en el grupo X de Tercera. De ahí se trasladó al Villanovense, donde estuvo dos campañas en Segunda B disputando 62 encuentros con el conjunto serón. Posteriormente aceptó la oferta del Extremadura y en dos años lo subió a la categoría de bronce. Tras dejarlo en Segunda B, intentó repetir hazaña con el Villarrobledo, pero la suerte provocó que los penaltis le dejara fuera de la tercera y última eliminatoria. Su carrera profesional le ha convertido en un experto en subir equipos de Tercera a Segunda B.

En el San Fernando y a las órdenes de José Manuel Pérez Herrera, el nuevo técnico, el central sevillano busca un reto mayor con un equipo que pretende seguir asentándose en Segunda División B y que necesita la experiencia que él puede aportar en este sentido para vivir una campaña plácida con el equipo lejos de la zona baja.

Una de las grandes cualidades del último fichaje del conjunto azulino es su control del juego aéreo, de lo que tiene mucha culpa su altura. Sus 191 centímetros le convierten en una garantía para el fútbol actual, tan manido en las acciones a balón parado y de estrategia. Además, Lolo Guerrero tiene la polivalencia de caer a la banda derecha como lateral y es rápido con y sin balón.

Por otra parte, desde la entidad isleña se contempla la posibilidad de que algún jugador pueda estar a prueba durante la pretemporada, a fin de ver su evolución y si interesa para unirse al proyecto como integrante de la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios