fútbol liga de campeones

¿Fortuna o instinto de supervivencia?

  • El Real Madrid saca adelante una situación límite cuando muy pocos creían en su capacidad para hacerlo

El Real Madrid hizo de su instinto de supervivencia un recurso extraordinario para evitar la caída y su triunfo del miércoles ante el Paris Saint-Germain sirvió para alimentar la moral de un equipo que disfruta como pocos de caminar sobre el alambre.

Para otros es simple fortuna. Como la Liga de Campeones ganada en 2014 tras una prórroga forzada con un gol de Sergio Ramos en la prolongación. O como la conseguida en 2016, gracias a una tanda de penaltis. Cómo ponerse de acuerdo cuando los sucesos se alejan muchas veces de causas racionales. Nadie sabe cómo, pero el Real Madrid suele salir vivo -y hasta campeón- de situaciones insólitas y eso lo padeció el Paris Saint-Germain. El equipo francés intentó aplicar un "método científico", pero chocó ante otro tipo de circunstancias para caer por 3-1 y quedar muy expuesto en su eliminatoria de octavos.

"El Madrid saca su orgullo y remonta a lo campeón", indicó Marca en primera página. Y As aseguró que "Éste sí es el Madrid" después de una temporada llena de decepciones y alejada de toda expectativa.

Lo cierto es que el conjunto blanco recuperó sus señas de identidad en una circunstancia mucho más que complicada, pues está fuera de la pelea por la Liga y quedó eliminado de la Copa del Rey para fiar todas sus opciones a la Liga de Campeones. Y encima le tocó en suerte al rival que nadie quería, uno de los grandes favoritos del torneo.

Ese equipo, el PSG de los petrodólares, se puso en ventaja en el Santiago Bernabéu y muchos auguraban una "Matanza de San Valentín". Pero lo primero que hicieron los blancos fue empatar justo antes del descanso con un penalti marcado por Cristiano Ronaldo. Zidane hizo lo contrario que el técnico rival, Unai Emery, y se la jugó con cambios ofensivos. Y de nuevo surge el debate: ¿premio a la osadía o simple fortuna?

El conjunto blanco incorporó a Marco Asensio y Lucas Vázquez en los extremos y el último tramo del choque fue suyo. Acabó muy por encima del PSG, aunque nadie podía sospechar que marcaría dos goles en los instantes postreros. "El Madrid fue inferior, tenía peores jugadores sobre el campo y caminó como tantas veces al filo del alambre, pero si sobrevivió fue sencillamente porque tiene una historia, una épica y una misión a la que agarrarse", argumentó el diario Sport.

El Santiago Bernabéu se frotó los ojos ante no sólo un resultado inesperado, sino ante un desarrollo del partido atípico. El Real Madrid pasó de estar ante las cuerdas a cobrar buena ventaja y poner a su rival entre la espada y la pared. Siempre sobrevive sin que se sepa muy bien cómo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios