Fútbol l Segunda División A

La Feria se vive en Chapín

  • El Xerez vuelve a marcarse un partidazo como local y golea a un rival directo que defrauda, aunque el quinto triunfo seguido en casa no vale para salir del descenso

Comentarios 2

La Feria se trasladó a Chapín. El estadio se convirtió en un segundo Real, el Xerez logró su quinto triunfo consecutivo en casa y tres puntos de oro de cara a su lucha desesperada por la permanencia en una jornada en la que tropezar hubiese sido muy peligroso por los resultados que se dieron. De hecho, aún sigue abajo.

Esteban Vigo está sacando petróleo de un equipo al que cogió moribundo, como lo dejó el nefasto Casuco. Boquerón igualó ayer el récord de cinco victorias seguidas en casa en Segunda que tenía Schuster desde la temporada 01/02 y también igualó la racha de su anterior etapa como técnico azulino, cuando logró que su equipo encadenase nueve jornadas consecutivas sin perder.

Adrián Martín, Viqueira y Yordi firmaron un triunfo merecido, con dos goles en apenas doce minutos y otro sobre la campana, frente a un rácano Alavés, que cuenta con una plantilla impresionante pero que en Jerez demostró los motivos por los que se encuentra en los puestos peligros de la tabla a estas alturas.

El fuerte calor marcó una primera parte que arrancó con una ocasión de oro para Yordi, que a los tres minutos estuvo a punto de abrir el marcador. Poco después, se lesionó Samuel Baños y Esteban Vigo optó por sacar a Jorge Luque en lugar del asturiano, con lo que Abel Aguilar retrasó su posición. El Alavés prácticamente no le vio la cara a su ex guardameta Porato.

Lo mejor estaba por llegar, el Deportivo se había guardo lo mejor su repertorio para la reanudación. Y la segunda mitad comenzó del mismo modo que la primera, aunque esta vez los azulinos sí estuvieron acertados y Adrián Martín hizo saltar la banca y se rehizo de sus malos primeros cuarenta y cinco minutos. Tras una bonita acción de Pedro Ríos, uno de los mejores del partido, el centrocampista canario sólo tuvo que poner la cabeza para batir a Bernardo, muy enfadado con sus defensas por haber dejado solo al xerecista.

Lo grave del caso es que apenas segundos después, David Aganzo le robó por alto en un salto la pelota a Porato y el Alavés no empató de puro milagro.

Ahí se acabó prácticamente el arsenal vitoriano, a excepción de los dos goles anulados, porque Viqueira sentenció. El gallego recibió dentro del área un centro de Pedro Ríos y batió de tiro raso a Bernardo. Resolvió con la sangre fría que en él es habitual en una situación delicada.

El 2-0 dio tranquilidad a los azulinos, que nunca antes esta temporada habían tenido una ventaja tan franca en casa, mientras que Chapín lo celebraba con palmas por bulerías y no paraba de celebrar cada pase de sus jugadores. Una bonita acción de Antoñito, con un pase para Marco Navas, mereció el tercer tanto xerecista pero para desesperación de la grada y de los dos sevillanos, el tanto no llegó, aunque a la tercera si la cazó Yordi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios