Fútbol l Primera División

Experiencia para el banquillo

  • El Barcelona y el Celta llegan a un principio de acuerdo para la cesión de Pinto hasta final de temporada a cambio de 500.000 euros y una opción de compra

Comentarios 1

El Barcelona y el Celta llegaron ayer a un principio de acuerdo para que el portero José Manuel Pinto se incorpore a la disciplina del club azulgrana para cubrir la baja de Jorquera, que estará seis meses de baja por una grave lesión de rodilla. Según han informado fuentes del club catalán, el acuerdo se rubricará hoy y el Barcelona pagará al Celta 500.000 euros por la cesión de Pinto hasta final de temporada.

La entidad barcelonista se reserva, además, una opción de compra a coste cero (no tendría que pagar ni un euro más al club gallego) que debería hacer efectiva antes del próximo 31 de mayo.

El propósito de Pinto, de 32 años, es convencer a Frank Rijkaard de que puede ser un suplente de garantías de Víctor Valdés y prorrogar su contrato con el Barça hasta 2010, fecha en el que expira el que firmó con el Celta.

El portero nacido en El Puerto de Santa María viajará en el día de hoy a Barcelona para pasar el preceptivo reconocimiento médico y será presentado mañana.

A Pinto (8-11-1975) le ha llegado su gran oportunidad a los 32 años, en que da el salto al Barcelona tras una década defendiendo la portería del Celta y con 126 partidos en Primera División a sus espaldas. Formado en las categorías inferiores del Betis, el nuevo jugador del Barcelona ascendió al primer equipo en la temporada 1997/98 como suplente de Toni Prats. Debutó en la jornada 37ª en un partido que el Betis perdió en el entonces Benito Villamarín ante el Racing de Santander por 0-2.

A finales de aquella temporada, el Celta que dirigía Javier Irureta le hizo una oferta para formar parte de la plantilla celeste. En principio, Pinto, cuya experiencia era sobre todo de sus años en el filial del Betis en Segunda B, tendría más posibilidades de ser titular, pero el fichaje Dutruel le relegó otra vez a la suplencia.

Sin embargo, en la temporada siguiente las malas actuaciones del guardameta francés hicieron que Víctor Fernández le diera la titularidad en la segunda vuelta del campeonato y formara parte del memorable 4-0 a la Juventus en la Copa de la UEFA, considerado por muchos analistas el mejor partido en la historia del Celta.

Cuando parecía que Pinto estaba asentado en el once inicial del Celta, el club fichó al internacional argentino Cavallero, procedente del Espanyol. En las siguientes tres temporadas Pinto volvió a ser suplente, pero se convirtió en uno de los pesos pesados del vestuario y uno de los jugadores más queridos por la afición.

Con el descenso a Segunda A en la campaña 2003/04, Pinto, ya como capitán de la plantilla, recuperó la titularidad y lideró al Celta tanto en su retorno a Primera como a las competiciones europeas en la campaña 2005/06, en la que alcanzó la cima de su carrera al lograr el Trofeo Zamora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios