Tanto Espanyol como Sevilla necesitan agarrarse a la victoria

Sólo una idea pasa por la mente de la plantilla del Espanyol: ganar al Sevilla, ya que llevan más de tres meses sin lograr un triunfo en la Liga, quieren acabar con esta mala racha y cargarse de confianza para afrontar los siguientes partidos de la competición.

El Sevilla, por su parte, necesita un triunfo, para mantener su tercera plaza, a la que podrían optar varios de sus inmediatos perseguidores.

Últimamente en el Espanyol se habla muy poco de fútbol. Primero fueron los fichajes en el mercado de invierno, luego la marcha de Paco Herrera y el último motivo de polémica ha sido la salida del enlace entre la plantilla y el consejo de administración, Dani Ballart. Demasiados problemas para un equipo que flirtea con el descenso una temporada más. De momento, los resultados no acompañan y la sensación de crisis se acrecienta con el paso de los partidos. Mauricio Pochettino, que aún no ha estrenado su casillero de victorias, confiará en el bloque de las últimas jornadas, aunque cuenta con la baja de última hora de Rufete.

El Sevilla trata de superar la derrota ante el Betis y que significó la primera victoria verdiblanca en el Sánchez Pizjuan tras doce años. Podría debutar el argentino Diego Perotti. Jiménez afronta este encuentro con las bajas de Duscher, sancionado, y las de los lesionados Escudé, Acosta, Konko, Chevantón, Luis Fabiano y Dragutinovic. "Somos tan malos, tan malos, que sólo nos superan el Barcelona y el Real Madrid", dijo con ironía ayer Manolo Jiménez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios