España se ahoga sin viento

  • El gaditano Trujillo es descalificado en la salida y continúa con su mala racha

El difícil campo de regatas de Qingdao, sede de las pruebas de vela, pasó factura a los españoles, que en su mayoría y salvo alguna excepción obtuvieron resultados mediocres.

En el Finn tocó debacle. Éstos no son los Juegos del gaditano Rafael Trujillo. Tal vez la ansiedad de defender la medalla de plata lograda en Atenas le está jugando una mala pasada. Se precipitó en la salida y fue descalificado. La clase la domina el británico Ainslie, al que parece darle igual si hay viento, si no lo hay o si es inestable. Es el mejor y lo demuestra cada día.

El día amaneció plomizo como presagio de la mala suerte que iba a planear sobre los españoles que iban a salir al agua. El viento, una vez más, escaso e inestable, dejó sin la segunda regata del día a los Finn, Laser, Laser Radial e Yngling, mientras que los otros, el 49er y los dos 470, mujeres y hombres, lograron finalizar con más pena que gloria su programa.

Los primeros en iniciar las regatas fueron los 49er, que lo hicieron con unos escasos cinco nudos de viento. Martínez y Fernández no realizaron una buena salida, pero lograron mantenerse en la séptima plaza.

En la última del día la pareja hispana tuvo esa suerte que les ha faltado en días anteriores. Decimosextos tras la primera marca y novenos en la segunda, consiguieron dar con el lado bueno en el último tramo y pasaron a varios rivales como una exhalación para conseguir ser terceros, puesto que les permite ser sextos en la general que dominan los australianos Outteridge y Austin.

También pudieron finalizar sus regatas programadas el 470 femenino, en el que Vía-Dufresne y Tutzo vivieron una jornada aciaga. Sin embargo, no fueron las únicas de la cabeza en fallar, lo que permite a las españolas, tras el descarte, mantenerse terceras en la general.

Barreiros y Sarmiento, en el 470 masculino tuvieron su particular vía crucis. Decimoterceros en las dos mangas disputadas, les hace perder impulso tras los buenos resultados de las cuatro regatas anteriores. Tampoco ellos lograron en esta jornada pillar el truco al viento. En ningún momento dieron la sensación de que iban a subir puestos, por lo que se tuvieron que conformar con esa posición intermedia en ambas mangas, que los dejan situados como séptimos en la general que controlan los australianos Nathan Wilmot y Malcolm Page.

El Laser Radial, una de las clases damnificadas por la inestabilidad del viento y su escasa presión, la joven Susana Romero se estrelló con todas las de la ley. Salió decimotercera, pero eligió mal el lado del campo de regatas por el que navegar y cayó hasta el vigésimo lugar. La clasificación general es liderada por la estadounidense Anna Tunnicliffe.

En el Laser Javier Hernández fue el único español que consiguió mejorar sus resultados. Terminó undécimo, el mejor puesto que ha conseguido el canario desde que comenzó a navegar en estos Juegos. De momento es decimoctavo en la general, en la que el italiano Romero es líder.

En Yngling, Mónica y Sandra Azón, junto a Graciela Pisonero, volvieron a caer al 14º puesto, al que parecen abonadas. Salieron bien y desaparecieron tras la primera baliza. Gran Bretaña lidera la clase con cinco puntos de ventaja sobre Holanda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios