Fútbol sala l División de Plata

"Debemos creer porque creer, a veces, es poder"

  • Gálvez espera dedicar la salvación del Virgili a la afición en el adiós al Portillo

El entrenador del Virgili Fuentemar, Juan Carlos Gálvez, se resiste a arrojar la toalla de la permanencia. La situación es, más que complicada, agónica, pero, como la esperanza es lo último que se pierde, el técnico no duda en acudir a la experiencia para insuflar ánimos a todos los que le rodean.

"Debemos creer porque creer, a veces, es poder. Ya viví una situación parecida en Jerez y creyeron en el milagro. Entonces era más difícil porque el rival del equipo que debía caer para que no descendiéramos no tenía el potencial del Albacete", apunta en referencia al adversario del Andújar, con el que los de la Tacita pelearán por no bajar en la última jornada.

Los jiennenses dependen de sí mismos, cierto, pero Gálvez confía ciegamente en la capacidad de los manchegos para sorprender. "Creo en el juego limpio y, aunque el Albacete o se juega nada, saldrá a ganar. Conozco a su entrenador, es un equipo serio, con calidad, de los que mejor elabora de la categoría", explica, advirtiendo de la necesidad de estar concentrados, antes que nada, en el partido del Portillo contra Muebles Lety: "Lo primero es decidir el resultado de nuestro partido y luego esperar qué ocurre en Andújar".

Pase lo que pase, el preparador gaditano se muestra agradecido a la afición. "Nos gustaría ver el Portillo lleno para dar las gracias a nuestra afición y porque será el último partido que el Virgili disfrute en la que ha sido su casa y donde ha conseguido grandes gestas. Quedan 40 minutos para disfrutar de este juego y vivirlo en su máxima intensidad. Ojala el sueño pueda cumplirse y se pueda vivir una jornada inolvidable".

Lejos de buscar excusas, el técnico del Virgili recuerda que el objetivo siempre fue la salvación aunque fuera en la última jornada. "Sin la reestructuración bajarían sólo tres y ya estaríamos salvados, pero con una Liga tan larga nosotros que estábamos en mitad de tabla nos vemos abajo y el Gáldar, toda la primera vuelta en puestos de descenso, lucha ahora por meterse en play-off", precisa.

Gálvez prefiere no mirar al pasado -"es evidente que los problemas económicos pasan factura, pero al final es una suma de todo lo que afecta al grupo", se limita a indicar sobre las dificultades extradeportivas durante la temporada- y también elude hablar del futuro -"dependerá de estar en Plata o en Primera A"-. Está claro. Su preocupación es el presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios