Cuna de la maldición de los zurdos

  • Lucas se une a una larga lista negra formada por Cortina, Óscar Hortas, Javi Navarro y Ezequiel, a quienes graves lesiones apartaron de una prometedora carrera después de debutar con el primer equipo del Cádiz

Jugar por la banda izquierda del Cádiz puede ser un peligro serio para un futbolista formado en la cantera amarilla. Al menos, eso es lo que dice la historia cadista en las dos últimas décadas, tiempo en el que hasta cinco jugadores con tendencia hacia ese lado del campo sufrieron graves lesiones. Lucas ha sido el último desafortunado canterano en unirse a una lista negra que, desgraciadamente, continúa en aumento.

En los últimos 20 años, periodo de tiempo que recoge este reportaje, se han repetido los casos de futbolistas que se desenvolvían por la banda izquierda vestidos de amarillo y a los que una grave dolencia, en casi todos los casos de rodilla, les apartó de una prometedora carrera profesional.

El primero de los jugadores que pasó de la gloria al infierno en relativamente poco tiempo fue Cortina. Estamos hablando de la mitad de la década de los 80. El jugador procedente del Cádiz B vivió su momento más álgido en la segunda jornada de Liga de la temporada 1984-85. Una huelga de jugadores profesionales le permitió debutar con el primer equipo en un Cádiz-Celta (2-0), partido en el que marcó un gol de penalti. Aquel once estaba formado por Paco, Diego (Cortina), Pepe Fernández, Vojinovic, Cortijo, Escobar, Linares, Huertas, Juli, Jose González (Rafael) y Villa.

El siguiente caso fue el de Óscar Hortas. El jerezano, formado en la cantera, alcanzó el primer equipo en la campaña 1995-96, cuando Paco Chaparro y Antonio Muñoz despidieron a Ortiz, Rafa Bono, Garitano, Zapatera y Pino, y hubo que recurrir al filial. Su velocidad acompañada de clase y llegada al área deslumbró a todos hasta que su rodilla se rompió, al igual que su éxito en el Cádiz.

En la temporada 2000-01 le tocó sufrir el mismo trago a Javi Navarro. Tras destacar en las secciones inferiores, otra situación de emergencia en la campaña de Carlos Orúe le metió de lleno en el primer equipo. En una cita de triste recuerdo en Granada, un choque con Pindado le truncó la trayectoria en su mejor momento.

Y la presente temporada se ha llevado a otras dos promesas por delante. Primero ha sido Ezequiel, que en sus primeros meses de cesión en el Jaén se rompió los ligamentos. Hace pocos días le tocó a Lucas, que deja Ponferrada con una rodilla maltrecha y su futuro en el primer equipo del Cádiz en el aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios