BALONCESTO FINAL de la copa del rey

La Copa del maestro Pesic

  • El Barcelona corta la dinastía del Madrid y levanta un trofeo absolutamente inesperado hace un par de semanas

  • Causeur falló el triple que pudo dar el título al Real Madrid

El capitán del Barcelona, Juan Carlos Navarro, besa el trofeo de la Copa del Rey en el Gran Canaria Arena. El capitán del Barcelona, Juan Carlos Navarro, besa el trofeo de la Copa del Rey en el Gran Canaria Arena.

El capitán del Barcelona, Juan Carlos Navarro, besa el trofeo de la Copa del Rey en el Gran Canaria Arena. / ángel medina / efe

La Copa de 2018 lleva el nombre de Svetislav Pesic (Novi Sad, 1949). El hombre que guió al Barcelona a su primera Euroliga 15 años atrás le ha aplicado una transfusión de sangre a una sección perdida y melancólica que encontró en Gran Canaria un título absolutamente inesperado. El Barcelona corta a lo grande la racha de cuatro títulos del Madrid y levanta la Copa del Rey.

Hace sólo dos semanas, el Barcelona destituía a Sito Alonso y se entregaba a un técnico de 68 tacos y con años fuera de la escena. Nacho Rodríguez, malagueño al frente de la sección, tuvo el pálpito de reconducir su apuesta inicial y recurrir al técnico con el que conquistó Europa. De algún modo desmiente mucha liturgia en torno a entrenadores, procesos de adaptación y demás inciensos. En determinados contextos, un reseteo mental vale más que 100 sistemas. La frescura de cabeza culé fue determinante ante un rival que careció de acierto. Hace seis años, un imprevisible título de Copa en Barcelona del Madrid cambió la historia del baloncesto español. A saber qué supondrá este triunfo azulgrana (90-92). Quizá Navarro levantó el último título de su carrera.

Heurtel, Ribas y Tomic vuelven a gobernar el partido para el triunfo azulgrana

La impactante presencia de Tavares chocaba de salida con un Tomic revitalizado en una Copa reivindicativa tras apenas contar para Sito Alonso. Como sucede con Rudy Fernández en el Madrid. Ambos verán expirar los contratos en junio y sus rendimientos no correspondían en los últimos tiempos a sus niveles de ingresos.

Hacía un amago de despegue el Madrid (21-13), pero el Barcelona volvía con un monumental tapón de Hanga a Rudy en un contraataque. Psicológicamente fue una jugada clave para el resto del partido. De 10 puntos de desventaja pasó a seis al final del primer cuarto (21-15).

Pesic puso en la pista a Ribas y Heurtel juntos y el ritmo cambió. Gran Copa de los dos exteriores. Hanga desgastaba a Doncic, quien sólo sumaba mediante los tiros libres. Y ahí estaba el cuadro culé, con un canastón de Heurtel tras pivotar varias veces (26-28).

Juntó Laso en el parqué a Ayón y Randolph. El mexicano volvía tras tres meses por una grave lesión de hombro. Y tuvo ahí un momento de flaqueza el Madrid, con los dos carentes de ritmo. Un triple de Pau Ribas marcaba seis puntos de renta para el Barcelona (29-35), un triple de Oriola sobra la bocina de la posesión y una posterior defensa tremenda del catalán sobre Doncic permitía al Barcelona mandar (34-40) al cumplirse el minuto 20. Era un escenario no contemplado, aunque el Madrid ya había ido por detrás en los dos partidos anteriores...

Tras el descanso, el guión cambió aún más. Salida fulgurante del Barcelona. Triples de Ribas y Hanga y una gran contra guiada por Heurtel, al que Pesic le ha dado las llaves del equipo. Se siente importante. Y un dos más uno de Oriola para disparar con un 1-11 de salida hasta los 16 puntos (35-51).

Fue un momento crítico para el Madrid, que se movía en un raquítico 33% en tiros de campo. La tercera falta de Hanga y la cuarta de Oriola amenazaban a hombres importantes con cierta rapidez, pero Ribas entró hasta la cocina para marcar otra máxima (40-58). Otro canastón de Heurtel sobre la bocina del tercer cuarto apaciguó el amago de remontada blanca (52-67).

El Madrid arriesgó con defensa a toda pista, se entregó a Doncic e intentó remontar. Bajó a 10 puntos a cuatro minutos (70-80). Hasta los secundarios culés aportaban decisivamente, como un Claver oportuno para rebotear y robar. O con un Sanders con determinación gigante. El Madrid siguió picando piedra, defendía al límite y exigía. Campazzo bajaba a cinco puntos (80-85), Thompkins a tres (87-90) y a dos (90-92). Falló dos tiros libres Oriola y Causeur falló para ganar el triple. Y el Barça es el campeón de la Copa de Pesic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios