fútbol División de honor andaluza

El Conil se coloca segundo

  • Los amarillos tumban a La Palma y se benefician de la derrota del Coria

Joselito Cornejo, que ayer abrió la cuenta, busca un espacio para zafarse de tres adversarios. Joselito Cornejo, que ayer abrió la cuenta, busca un espacio para zafarse de tres adversarios.

Joselito Cornejo, que ayer abrió la cuenta, busca un espacio para zafarse de tres adversarios. / aragón pina

El Conil sigue a lo suyo y ayer se adjudicó una nueva victoria en un encuentro que ha tenido mucha importancia como consecuencia de la inesperada derrota del Coria (0-4) ante el Estrella San Agustín. Los dos marcadores sitúan al equipo conileño en segunda posición, lo que es sinónimo de plaza de ascenso directo a Tercera División.

El choque tuvo un claro color amarillo desde el arranque. Salvo algunos instantes de desconcierto local tras el tanto de La Palma, el resto fue de dominio claro de los pupilos de Javier Zafra. Las ocasiones se sucedieron ante la portería de Ezequiel desde el minuto 11, cuando Joselito Cornejo finalizó en gol una acción que uno de los asistentes anuló ante el enfado del público, que no entendió la decisión. No levantaba el pie el Conil y antes de la media hora otra vez Cornejo se plantó en el área, sorteó al portero y cuando su lanzamiento buscaba el gol, el defensor Miguel lo sacó casi sobre la línea.

El conjunto onubense esperaba atrás y contaba con toque en la zona ancha. Poco más. Su escaso peligro hasta el descanso se resumió en un remate de tacón de Manu Cruzado, que llegó flojos a las manos de Gallego, y en un mano a mano de Cruzado que superó al portero y sin obstáculo envió el balón fuera. Era el minuto 45 y del posible 0-1 se pasó al 1-0 en la última acción de la primera parte. Lucia se internó por la izquierda y su centró lo cabeceó el goleador Joselito Cornejo.

El segundo periodo empezó con el Conil dispuesto a sentenciar. Y casi lo logra Joselito Cornejo con un tiro al poste desde el borde del área pequeña. La Palma había dado un paso al frente y dejó espacios detrás, con el consiguiente riesgo. José Mari disfrutó de dos ocasiones antes de su gol, que llegó en una mala salida de Ezequiel que el ariete isleño resolvió a puerta vacía.

Los problemas surgieron en el 81', cuando Antonio Narváez y Gallego no se entendieron y el primero cabeceó a su propia portería. Esto dio paso a cinco minutos de nervios por el empuje de La Palma, que rozó el empate. Todo se acabó con el tanto de Heredia, que trajo la calma a la parroquia local y los nervios al césped por una tángana que acabó con Raúl Silveira y Sosa en la ducha antes de tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios