Conformismo equivale a derrota

  • El Portuense regresa de vacío de su visita al feudo del Cartagena tras realizar una interesante primera mitad y renunciar prácticamente a todo en la reanudación, en la que además falla más de la cuenta

El Racing Portuense perdió en la mañana de ayer en el estadio Cartagonova frente al Cartagena y sigue en la zona complicada de la tabla clasificatoria. El conjunto dirigido por Carlos Orúe careció de ambición y lo pagó con una derrota justa ante la falta de concentración de determinados momentos. El conjunto gaditano no fue peor que su rival, pero sí es verdad que apenas fue capaz de pensar en determinados momentos que se podía llevar el triunfo.

La falta de confianza de los jugadores racinguistas fue fundamental para que su oponente se llevara el triunfo; desarrolló una buena primera parte, pero en la segunda pecó de conformista. Lo que aprovechó el Cartagena para lograr el único tanto del encuentro que fue el que le otorgó la victoria. Bien es cierto que el Portuense, sin haber hecho un gran encuentro, gozó de sus ocasiones, algunas claras en la primera parte, pero como el fútbol no entiende de justicias o injusticias, se llevó el choque el que estuvo más acertado de cara al marco rival.

La salida en tromba del Cartagena la supo controlar a la perfección el Portuense. Wilfred (5') realizó una gran parada al detener un disparo a bocajarro de Molist, quien en boca de gol no supo resolver una ocasión inmejorable para su equipo. El meta visitante volvió a intervenir dos minutos más tarde a disparo de Lafuente.

El Portuense, por su parte, dispuso de una inmejorable ocasión por medio de Viyuela (21'), pero el remate de éste, solo ante el meta Caballero tras el gran servicio de Juanfer, lo salvó en última instancia el cancerbero local con la punta del pie. Tras esta gran, los visitantes se diluyeron y cedieron el control del esférico al Cartagena. Los locales se acercaron con cierta asiduidad al portal de Wilfred, pero no es menos cierto que el meta visitante apenas si pasó por situaciones realmente comprometidas. Benítez, Molist, este último en dos ocasiones, dispararon con intención desde fuera del área a la portería del meta portuense, aunque la actuación de éste evitó que subiera el tanto local al marcador.

En la segunda parte dio la impresión de que el Portuense, conforme pasaban los minutos, parecía conformarse con el resultado de empate a cero que campeaba en el electrónico. Se vio a un equipo apático, sin chispa, sin mordiente y sin energía. Esto facilitaba enormemente la labor del Cartagena, que manejaba a su antojo el enfrentamiento. Ni Zúñiga ni Masegosa eran capaces de organizar el juego rápido por bandas y por tal motivo no se vio arrancada alguna ni de Viyuela ni Juanfer en tanto que Sanlúcar pasaba prácticamente desapercibido, siendo sustituido por Giovanni (58').

Por su parte, el Cartagena, que no realizó un encuentro para salir aplaudido, trataba de darle cierto sentido a su juego con un fútbol de triangulación y jugada por banda. Toledo (58') remataba con la cabeza, pero Wilfred sacaba con apuros a línea de fondo.

En el minuto 60 un saque de esquina botado por el Cartagena llegaba a Molist, que remataba mal de cabeza, con la mala fortuna de que el balón caía a su compañero Mariano Sánchez , quien solo enviaba con el pie el balón al fondo de las mallas. El error en la zaga del Portuense fue monumental, primero al dejar que un delantero rematara el balón en el segundo palo y luego al permitir que otro futbolista pudiera recoger el balón en solitario y mandarlo a la red.

Tras el tanto, el Portuense se fue arriba. Carlos Orúe trató de dar más verticalidad al equipo con la entrada de Sergio Narváez y Giovanni, además de Paulino por Masegosa. Pero esto no fue suficiente para marcar. Es cierto que la presión de los últimos instantes del choque pudo haber producido el tanto visitante. Un centro de Giovanni (88') no encontró rematador, a pesar de que tanto Paulino como Viyuela tuvieron la oportunidad de rematar casi a placer el centro servido desde la banda izquierda. Al final, nueva derrota que vuelve a complicar la vida, un poco más a este voluntarioso pero ineficaz Portuense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios