Salamanca | cádiz · LA PREVIA

Cita crucial, sea cual sea el objetivo

  • Calderón no ensaya un once, pero hay muchas opciones de que Bangoura se estrene como titular y de que regresen al equipo Diego Rivas y Gustavo López

Comentarios 8

Dos derrotas consecutivas han dejado al Cádiz tocado en su deseo por estar en la pelea de la zona alta. Se sabía que la situación del conjunto amarillo estaba casi al límite y que una racha así iba a provocar que cundiera el desánimo al ver la tercera plaza a ocho puntos. Sin embargo, sólo se ha jugado un partido de la segunda vuelta y, con toda seguridad, si el equipo de Calderón es capaz de enlazar tres o cuatro buenos resultados, todavía vendrán semanas de ilusiones renovadas.

¿A qué aspira este desconcertante Cádiz? Un espectador objetivo que vea la clasificación, por lógica, dirá que intenta escapar de la zona baja porque sólo tiene cinco puntos más que el decimonoveno clasificado, el primero en puesto descenso. Pero en Cádiz se habla de ascenso, para bien o para mal, y son pocos los que se preocupan en la actualidad por un hipotético episodio traumático huyendo del precipicio.

En Cádiz se habla de subir a Primera, aunque cada vez son menos los que lo ven realmente posible. Ahora la gran mayoría de los cadistas está a la expectativa y mirando de reojo lo que hace su equipo, sin la seguridad de que el equipo de Calderón esté en disposición de afrontar grandes retos. Por eso es fundamental que la plantilla vuelva a enganchar a su gente y que, si tiene que ser otro año de transición, debe serlo sin grandes sufrimientos, que ya bastante padeció el personal con la venta del club y con los líos entre Baldasano y Muñoz.

Hoy tocar ganar, sea para arañar algún punto con la zona alta o para escapar de la quema. Después del triunfo en Sevilla han llegado dos derrotas y un empate y así no hay forma de ilusionar a nadie. Realmente, el nivel del equipo no es mucho peor que cuando se enlazaban triunfos ante el Racing de Ferrol, el Celta y el Nástic. En algunos de esos días los goles del triunfo llegaban in extremis y ahora está sucediendo lo contrario. Hay que esperar que, de nuevo, dé la vuelta la tortilla. Afortunadamente, esta categoría da opciones a casi todos y para casi todo y la tercera plaza flirtea con la mayoría.

Decir si llega en buen momento o no una visita al Salamanca no conduce a nada. Los charros vienen de perder en Sevilla, pero hacía mes y medio que no caían ante nadie. Puede ser una ventaja para los de Calderón que el rival sea de los que intentan jugar y de los que dejan huecos en defensa y quizá por ahí sí puede ser positivo comenzar la remontada ante los castellanos. No se le dio mal al Cádiz jugar contra el Nástic porque era un equipo con demasiadas alegrías. El Salamanca no llega a tanto, pero no se cubre las espaldas como otros y el equipo amarillo debe interpretar con inteligencia el juego para sacar algo del estadio Helmántico.

Durante la semana, Calderón ha hecho hincapié a sus hombres en la necesidad de ser listos en el partido. Seguramente se va a ver un Cádiz con criterio en la circulación, ya que su entrenador no quiere pérdidas que ocasionen contragolpes de los locales. Y quiere también paciencia a la hora de soltar el balón para coger la espalda a la habitualmente adelantada zaga salmantina. Hay que tener, pues, temple en la posesión y velocidad arriba. Debería ser un partido para gente como Diego Rivas y Gustavo López o Enrique, pero el técnico ha ocultado sus cartas en todo momento. De todas formas, lo más probable es que Bangoura sea titular en detrimento de Dani, que Gustavo López deje a Parri en el banquillo y que Diego Rivas entre por Miguel García.

Del Salamanca hay que temer que se trata de un equipo sólido con gente de calidad como Jorge, un delantero con oficio como David Rodríguez y veteranos peligrosos como Ze To o Quique Martín, que siguen siendo fundamentales en el engranaje ofensivo. No podrá contar el entrenador local, Juan Ignacio Martínez, con Álvaro ni con Acuña, pero sí dispondrá desde el inicio de Bruno Herrero, un medio centro procedente del Murcia que tiene capacidad para liderar a su equipo a pesar de su perfil de jugador defensivo. Tiene buen golpeo, técnica y personalidad para adueñarse de la medular, por lo que habrá que atarlo en corto.

Hay que esperar del Cádiz que muestre la personalidad y el arrojo de partidos anteriores y que no vuelvan a asomar las pájaras de otras jornadas. En Sevilla surgió después de marcar el 0-1 y costó el empate, aunque después Casas lo arregló. En Motril llegó cierta relajación después de empatar al Granada 74 y la cosa concluyó con derrota. Es fundamental que el equipo alcance una madurez absoluta para mantener un mismo nivel durante 90 minutos, por complicado que sea.

No está teniendo ninguna suerte el equipo con los árbitros, pero lo más aconsejable es no dudar de entrada de Pérez Lima, un tinerfeño que pitó el inolvidable partido del Cádiz en Chapín del 18 de junio de 2005. En esta campaña le van mejor las cosas con él a los equipos locales, pero quién sabe lo que puede pasar. Ojalá traiga de nuevo suerte a los amarillos. Falta hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios