El Camp Nou será una lupa

  • El Barcelona está obligado a ganar al Villarreal para seguir vivo en el torneo del k.o. y despejar así las dudas creadas tras dejarse media Liga el domingo en Bilbao

Sin margen de error, el Barcelona recibe hoy al Villarreal en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, un partido que puede marcar el futuro deportivo del conjunto azulgrana, obligado a despejar las dudas que ofrece en la Liga y a asegurarse su presencia en las semifinales.

Tras el empate con sabor a derrota cosechado en Bilbao (1-1), en el Barcelona se ha instalado un discurso derrotista que anima al equipo a multiplicarse en los torneos cortos, resignado como está el barcelonismo a los nueve puntos de ventaja del Real Madrid en la Liga.

Para el equipo azulgrana, la visita del Villarreal supone un partido de urgencias. No ganar (0-0 en la ida) le condenaría a la eliminación, una posibilidad que podría desencadenar una tormenta en el entorno del club. Se discute no sólo la capacidad de Frank Rijkaard, sino el compromiso de los jugadores y la intervención de la directiva en el trabajo diario de la plantilla. Para evitar sorpresas, el técnico azulgrana apostará por su once más repetido. Aunque Pinto podría debutar en la portería, parece Valdés el meta con más opciones de ser titular, mientras que el eje de la zaga lo formarán Milito y Márquez, la pareja defensiva de mayor garantía.

Apuntan al frente de ataque Bojan, Messi y Henry, aunque Giovani dos Santos también tiene opciones. El gran protagonista podría ser Ronaldinho.

Pellegrini ha dejado fuera de la convocatoria por decisión técnica a Ángel y Gonzalo Rodríguez, y por lesión a Matías Fernández y Fabricio Fuentes. El Villarreal comunicó ayer el acuerdo alcanzado con el Hammarby sueco para la cesión del uruguayo Sebastián Eguren hasta el final de la presente temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios