Calderón acerca el objetivo en diez jornadas en plena progresión

  • Desde la llegada del técnico gaditano, el Cádiz se ha endurecido en defensa, ha recuperado el gol y está entre los mejores en el promedio de puntuación

El triunfo del Cádiz contra el Celta ha servido para que el equipo amarillo tome oxígeno en su intento por salir de la zona baja y, de paso, ponerse a seis puntos de la tercera plaza, algo impensable no hace mucho. Ya no es tabú hablar de ascenso porque está a seis puntos, aunque todavía hay que bregar mucho para que el conjunto gaditano se pueda sentir legitimado como un candidato a subir a Primera. El caso es que la llegada de Antonio Calderón ha supuesto un indudable revulsivo para un equipo que en las primeras jornadas no sabía a qué jugaba.

Mariano García Remón ocupó el banquillo cadista en las siete primeras jornadas. Cuando concluyó el partido contra el Éibar en el Carranza, el Cádiz era decimoquinto, a tres puntos del descenso y con pinta de ir en picado, lo que sucedió por inercia en las jornadas siguientes, coincidiendo con la llegada de Calderón. El entrenador gaditano necesitó varias semanas para cambiar esta dinámica, ya que a la conclusión de la décima jornada, tras perder en Elche, se metía en descenso por vez primera en la temporada. Desde entonces, la única derrota se produjo en El Molinón… y por lo que fue.

Han sido diez jornadas con el entrenador gaditano al frente del primer equipo y la reacción es un hecho. Ha encajado tres derrotas, ha empatado en tres ocasiones y ha logrado cuatro triunfos. Ha conseguido 15 puntos sobre los 30 disputados, una cifra que lo sitúa en la teórica clasificación de esa decena de partidos en la octava posición, sólo a uno del tercero, que es el Salamanca. El mejor en ese periodo ha sido el Granada 74, que está en plena racha, con 19 puntos, mientras que el Numancia, que es ahora el líder en la clasificación real, ha sumado 18 desde la octava jornada hasta el momento.

Son varias las claves de la recuperación amarilla. Una de ellas es que el equipo ha recuperado el gol. En las primeras siete semanas de competición había anotado únicamente cinco goles y ahora suma 16. En los dos últimos partidos jugados en el Carranza ha marcado tres tantos en cada uno de ellos y se ve que el equipo llega al área rival con más efectivos y se ha recuperado el acierto en futbolistas como Dani y Gastón Casas, que se aprovechan de la mejoría general en este apartado.

Con García Remón no se recibían goles en una cantidad desmesurada -ocho en siete partidos-, pero ahora el conjunto cadista ofrece una sensación de seguridad y de concentración que antes no se daba. Hay más presión al rival, más ayudas, la basculación funciona. Y, por encima de todo, Calderón ha terminado acertando con la elección de varios jugadores y la ubicación de los mismos para el crecimiento del colectivo. Ha sido vital repescar a Paz, colocar a Lucas Lobos por detrás del punta, recuperar a Raúl López... Elementos que invitan al optimismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios