"El Cádiz es mi mayor estímulo"

  • Julián Rubio derrocha entusiasmo durante su presentación y hace un llamamiento a la unidad para las jornadas que faltan

Comentarios 14

Julián Rubio cumple un sueño. El nuevo entrenador del Cádiz derrochó emoción y entusiasmo durante su presentación oficial. Históricamente su nombre ha estado vinculado al banquillo amarillo, él lo sabe, y ayer habló sin tapujos de aquellos aspectos que le hicieron decantarse por la llamada cadista sin dudar lo más mínimo. Sólo serán tres encuentros de Liga, aunque para Rubio son suficientes para hacer los deberes y que el equipo consiga la permanencia. No duda en solicitar la unión de todos los sectores.

El preparador cadista fue presentado por Antonio Muñoz Vera, que estuvo acompañado por uno de los vicepresidentes, Francisco Puig, en un acto sencillo en El Rosal que huía de la parafernalia de otras ocasiones. El momento no es bueno para sacar pecho y la entidad prefiere posicionarse en la humildad con el deseo de acertar en sus decisiones.

El presidente recordó la marcha de los acontecimientos en las últimas horas, explicando que "el consejo ha decidido contratar a Rubio, que es la persona de garantía para afrontar esta situación". El mandatario aprovechó la bienvenida del manchego para "agradecer su valentía en un momento tan complicado, en el que queda poco y nos jugamos tanto", especificó.

Rubio tomó la palabra mostrando bastante seguridad en sus afirmaciones y prometiendo máxima dedicación a pesar del poco margen de tiempo del que dispone. El técnico fue contundente al indicar que "acepto el reto porque tengo ganas de trabajar". "Vengo de una situación difícil y el Cádiz me atrae", respondiendo al presidente que "no he sido valiente, sí claro y rotundo, y voy a ser muy profesional".

Asume que la dinámica es muy desfavorable porque, según dijo, "el equipo viene de una serie de derrotas y es lógico que esté tocado, pero para eso estamos", al tiempo que huye del cartel que le sitúa con un látigo en la mano: "Tengo fama de ser un entrenador correcto y disciplinado, pero no paso de ahí. Me gusta cumplir con mi trabajo y que también los demás lo hagan". En este sentido entrando en materia de trabajo, agregó que su intención "es hablar lo justo con los jugadores para descargarles; quiero que jueguen al fútbol". "Mientras viajaba para Cádiz ya le di vueltas a la cabeza pensando cosas, ya que lógicamente algún cambio tendremos que hacer", puntualizó.

El conocimiento que Rubio tiene del equipo señala claramente a Miguel García, con el que coincidió en el Albacete, y a Parri, aunque matiza que sabe los detalles de la plantilla que va a tener a sus órdenes. "Conozco a Miguel y a Parri, pero igual con los demás profesionalmente hablando. Cuando llega un entrenador nuevo todos los futbolistas piensan que tienen sitio". Sobre el grupo de profesionales, desveló algunas impresiones sobre los partidos que ha seguido. "Espero y deseo que se involucren más y que sean agresivos. Es lo que he visto que faltaba durante la temporada. De cosas internas no puedo hablar, pero desde afuera he visto a un equipo con posibilidades al que al final le ha cogido el toro". Regresando a su misión en algo menos de un mes, explicó que "en tres semanas hay que aplicar las mismas ideas profesionales porque hay que intentar ganar los tres partidos".

Julián Rubio agradeció la llamada de Muñoz reiterando que "llevo años soñando con entrenar al Cádiz". "Este equipo es mi mayor estímulo y me da ganas para volver al trabajo, lo que quiero devolver con la permanencia. Aquí, o quieres entrenar o no, y yo me siento con fuerza para entrenar. Me gusta el césped y la tensión de los noventa minutos", refrendó.

Su convencimiento de la salvación es total, "la vamos a conseguir con el apoyo de todos", apunta y se muestra ambicioso de cara a su estreno: "En este momento no firmo el empate en Málaga porque tengo ganas de ganar. Hacerlo en los tres partidos es el objetivo, aunque ganar dos también estaría bien", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios