El CSKA borra al Cádiz tras el descanso

  • Los moscovitas anotan los tres goles en 14 minutos, justo después de que Paz deje el amistoso por unas molestias

El Cádiz estuvo muy por debajo del CSKA Moscú en el amistoso que ayer se disputó en Montecastillo. Dentro de su particular Champions, el equipo de Antonio Calderón notó que actuaran los menos habituales y varios jugadores del filial. Los rusos mostraron un mayor oficio y poderío en la segunda parte, justo después de que Abraham Paz dejara el encuentro debido a unas molestias a la altura de la rodilla derecha como consecuencia del golpeo defectuoso del balón en un despeje. Paz no debe tener problemas para llegar al partido del sábado, pero será seguido de cerca hoy y mañana por los servicios médicos del club.

De entrada los amarillos formaron con una defensa inédita, con dos canteranos de inicio a fin como Carli y Germán, en la que destacó la labor de Raúl López, uno de los que mejor aprovechó ayer los minutos para llamar de nuevo a las puertas de la titularidad. El jerezano fue profeta en su tierra y demostró que las dolencias que tanto le han perseguido esta temporada están olvidadas.

Buen trabajo por delante de Kosowski, que fue de los más activos por la banda derecha. El polaco realizó varios cambios de orientación y se sacó algunos centros muy interesantes. Parece que físicamente va a más, que es lo que necesita Calderón para no tener que cambiarle cada vez que sea titular. Más flojo resultó el partido de Nano, que sigue muy lejos de lo que cabe esperar de él, y de Gastón Casas, que no estuvo cómodo de enganche con Dani.

Los primeros 45 minutos destacaron por el centrocampismo de ambos equipos, con un curioso duelo entre Bezares y las torres del conjunto moscovita. Apenas se registraron ocasiones y éstas llegaron a balón parado pero sin peligro para los porteros.

Tras el descanso el CSKA Moscú salió decidido a por el triunfo para demostrar que la teórica superioridad sobre el Cádiz contara con la mejor práctica en forma de goles. Y llegaron los tres en apenas 14 minutos. Abrió la cuenta Milos Krasic, sorprendiendo a Limia con un gol olímpico que se coló tras tocar en el poste y en la espalda del cancerbero argentino, quien en la caída se lastimó la espalda y se quedó enganchado con la red.

La nueva referencia ofensiva, la pareja formada por Manu Barreiro y Bienve, pudo empatar en un centro de Kosowski que el ex jugador del Algeciras estrelló en el poste. Fue la mejor acción atacante de los amarillos en todo el amistoso.

Pero como el CSKA no estaba por la labor de dejarse sorprender, pronto metió la directa para desequilibrar un poco más el marcador. Lo hizo el brasileño Wagner Love, quien tras una espectacular jugada en la que se marchó de todos los rivales, superó a Limia tras hacer una rápida pared con un compañero.

Con la defensa cadista bastante desconcertada, el tercer tanto era cuestión de pocos minutos. Lo hizo Zhirkov con un fuerte lanzamiento con su pierna derecha al que no pudo responder Limia. Pero el acoso ruso no cesó con el 3-0 y las ocasiones se repetían una y otra vez entrando por las bandas y por el centro.

Nano gozó de la mejor oportunidad para anotar el gol de la honra, pero su lentitud fue tal al enganchar el balón dentro del área que dio tiempo al adversario a obstaculizarle para que la jugada terminara en saque de esquina.

Los últimos 15 minutos fueron para olvidar porque el CSKA se gustaba ante un Cádiz en el que sólo se salvaba la entrega de Raúl López hasta en los amistosos y la chispa de Fran, que se hizo con las riendas en la zona de creación tratando de nivelar la balanza del control del juego, que fue claramente de los rusos en la segunda mitad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios