liga de campeones

De Benítez a Klopp: el Liverpool vuelve a la élite

  • El cinco veces campeón de Europa se mete de nuevo entre los cuatro mejores equipos del continente diez años después.

Juergen Klopp, en la banda del Etihad Stadium. Juergen Klopp, en la banda del Etihad Stadium.

Juergen Klopp, en la banda del Etihad Stadium. / EFE

Diez años después de su última presencia entre los cuatro mejores equipos de Europa, el Liverpool, el cinco veces campeón, se vuelve a codear este curso con la élite del balompié continental.

Entonces fue con el español Rafael Benítez en el banquillo; ahora es un germano el encargado de liderar la nave de los Reds, un Jürgen Klopp que, con su fútbol de heavy metal, como él mismo lo describió, ha revolucionado Merseyside desde su llegada en 2005 como reemplazo de Brendan Rodgers.

De Benítez a Klopp, de Gerrard a Henderson, de Torres a Salah, de Babel a Mané, de Kuyt a Firmino, de Hyypia a Van Dijk, de Reina a Karius: mucho -o todo- ha cambiado en Anfield en la última década, un tiempo en el que, con la salvedad de la final de la Liga Europa de hace dos temporadas, en la que cayó ante el Sevilla, el Liverpool apenas ha tenido relevancia en el viejo continente.

Con Benítez se alcanzó la gloria en la histórica final de Estambul, en 2005, en la que remontaron tres goles en 45 minutos al Milan, y a punto estuvo de repetir el éxito dos campañas después. No falló a la segunda en el equipo rossonero que dejó en Atenas a los ingleses sin su sexto entorchado europeo.

Desde entonces, un pobre balance de unas semifinales, unos cuartos de final y dos eliminaciones en la fase de grupos de la Champions, además de varias presencias sin éxito ni repercusión en la Liga Europa. Una travesía demasiado larga para un equipo histórico.

Se fue Benítez en junio de 2010 y comenzó una inestabilidad en el banquillo que se alargó hasta octubre de 2015: pasaron el inglés Roy Hodgson, el escocés Kenny Dalglish y el norirlandés Brendan Rodgers, y fue este último el que más se aproximó a un título en Anfield, al acabar en segunda posición en la Premier League 2013/2014.

No logró el técnico replicar la forma ni formar una plantilla de garantías en los meses siguientes y acabó abandonando el club por la puerta de atrás -destituido- en octubre de 2015.

Avalado por siete años de éxitos y un crecimiento sin precedentes en el Borussia Dortmund, Klopp aterrizó en Liverpool y no tardó en iluminar la Premier League. Con su fútbol señalado por la verticalidad y la velocidad, reflejo de la filosofía de Kloppo, el equipo de Anfield fue creciendo, reforzándose y tomando forma temporada a temporada hasta llegar a codearse con los gigantes de la competición nacional y del balompié europeo.

El martes por la noche, el estratega germano, bestia negra de Pep Guardiola, volvió a ejercer de ello y le asestó su segunda derrota en menos de una semana al City para dejarlo sin Champions, su gran objetivo, y meter a su equipo en semifinales por primera vez desde 2008.

Ningún entrenador ha conseguido ganar más veces en su carrera a Guardiola que Klopp: siete veces en 14 partidos, tres de ellas esta campaña.

Los Reds, que fueron los primeros en romper la imbatibilidad de los Citizens en el campeonato doméstico, se impusieron, además, en el choque de ida y de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones: 3-0 en Anfield y 1-2 en el Etihad Stadium.

Ahora, los cinco veces reyes de Europa regresan por la puerta grande a una semifinal de Champions por primera vez desde la temporada 2007/2008. En aquella ocasión fue un equipo inglés, el Chelsea, el que lo dejó fuera de la final tras empatar 1-1 en la ida y firmar un apasionante 3-2, que se decidió en la prórroga, en la vuelta en Stamford Bridge.

Los hombres de Klopp, grandes de nuevo en Europa, estarán en el sorteo del próximo viernes en un bombo en el que les esperan otros históricos como Roma, Real Madrid o Juventus y Bayern de Múnich o Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios